En lo que va de su gobierno, Andrés Manuel López Obrador se ha preocupado por marcar una diferencia con respecto al expresidente Felipe Calderón; sobre todo en cuanto a su estrategia de seguridad. Sin embargo, en el caso de la Suprema Corte, el mandatario realizó un movimiento similar al del expanista para colocar una figura afín en el máximo tribunal.

Este martes, el Senado eligió a Margarita Ríos-Farjat como nueva ministra de la Corte.

-Publicidad-

Ríos-Farjat llegó como candidata a la Corte a propuesta del presidente López Obrador; y recibió el apoyo de Morena

Además, antes de pasar a la Corte, se desempeñaba como jefa del SAT; organismo perteneciente a la Secretaría de Hacienda.

Es decir, que Ríos Farjat dio el salto del gobierno obradorista a la Corte; o dicho de otro modo, era subordinada del presidente, lo que pone en entredicho su imparcialidad.

El caso Calderón-Gutiérrez Ortiz Mena

Otro presidente que nominó a su jefe del SAT a la Suprema Corte fue Felipe Calderón.

En 2012, el entonces mandatario propuso para la Corte a Alfredo Gutiérrez Ortiz Mena; quien desde 2008 se había desempeñado al frente del Sistema de Administración Tributaria en su gobierno.

TE PUEDE INTERESAR: Con Margarita Ríos-Farjat, AMLO ya controla más de un tercio de la Corte 

El 23 de noviembre de 2012, Gutiérrez Ortiz Mena resultó electo por el Senado para ocupar un lugar en la Suprema Corte. Ello ocurrió una semana antes de que Calderón dejara el poder. La salvedad es que en ese momento Calderón y su partido no ostentaban la mayoría en el Senado de la que ahora gozan AMLO y Morena.

Aún así, Gutiérrez Ortiz Mena logró el respaldo del PRI debido a sus relaciones familiares: es nieto de Antonio Ortiz Mena, exsecretario de Hacienda en sexenios priistas.

¿No que no es igual?

Al intentar marcar una diferencia con gobiernos anteriores López Obrador ha afirmado: “Vámonos respetando, no somos iguales”.

Sin embargo, sus acciones no lo diferencias mucho de gobiernos anteriores. 

Te puede interesar:  Secuestro aumenta 56% durante sexenio de Peña Nieto