No sólo Andrés Manuel López Obrador le galla a la gente, también las empresas extranjeras le fallan a él. Ya que, en días pasados el Presidente de México, declaró que prefería contratar a este tipo de empresas para la refinería de dos bocas Tabasco,  porque las mexicanas no tenían la capacidad y estaban inmiscuidas en hechos de corrupción.

“Necesitamos la refinería y no hay la experiencia en el sector mexicano para realizar esta tarea”, dijo AMLO el pasado 22 de marzo cuando se le cuestionó sobre dar trabajo a extranjeros y no a mexicanos.

Sin embargo,  las empresas que participan en la licitación restringida de Andrés Manuel, solicitaron una prórroga de una semana, al plazo que se les había puesto para la presentación de sus proyectos.

-Publicidad-

De tal manera, que la experiencia que el tabasqueño alabó de los extranjeros no es tan buena como él dijo a los ciudadanos mexicanos que despreció. Ya que, la fecha pactada era para el 18 de abril, pero al no tener terminados sus proyectos tuvieron que pedir una prórroga.

Ni experiencia ni limpias de corrupción

Además de lo anterior, Technip y KBR  dos de las empresas que participan en la licitación cerrada del Presidente de México, también tienen antecedentes de corrupción en otros países.

Ya que de acuerdo con varios informes, la firma francesa Technip está acusada por Estados Unidos por pagar sobornos a funcionarios de Nigeria para obtener contratos de construcción de instalaciones de gas natural licuado en Bonny Islan, sobornos por al menos 132 millones de dólares.

Por su parte, la firma estadounidense KBR también se encuentra en el ojo del huracán por las mismas razones.

Así que las empresas que AMLO privilegió para la construcción de la refinería de dos bocas, no son eficientes al no poder entregar sus proyectos en el tiempo indicado y tampoco están libres de corrupción.