México.- Luego de que el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, declaró que respalda la decisión de los diplomáticos mexicanos de no suscribir la carta del Grupo Lima para pedir a Nicolás Maduro que no asuma el poder, se generaron varias críticas en el actuar de política exterior del nuevo gobierno.

En entrevista para Contrapeso Ciudadano, la internacionalista Arlene Ramírez Uresti explicó que, “No necesariamente significa el respaldo automáticamente del gobierno de Nicolás Maduro, pues hay que comprender que la política exterior de México se retoman los principios de la doctrina estrada, que es la de no intervención, la de pacificación y esto es una connotación más de que México se mantenga con una postura neutral“  y así continuará durante su gestión.

-Publicidad-

¿Por qué le conviene a México una postura neutral?

“Podría ser benéfico hasta cierto punto, puesto a que si es realidad que se esté privilegiando la parte diplomática, le podría dar a México un papel de negociador dentro del contexto de América Latina”, explicó.

Lo anterior podría ayudar a que de manera pacífica y por la vía diplomática, se encuentre de manera conjunta “una estrategia que permita mejorar las condiciones de la población venezolana” esto a partir de negociar con las partes.

Recalcó que es un tema de congruencia fundamental que tendría que mantenerse porque el Grupo de Lima no solamente se tiene que pronunciar sobre Venezuela.

Cabe señalar que “Marcelo Ebrard hasta ahora ha llevado en congruencia y sintonía los principios de la política exterior”.

MR