Aquí y en todos mis espacios siempre he respetado todas las opiniones, en especial aquellas que, con o sin razón, me critican.

También he sido crítico de quienes, en mi opinión, fallaron al regalar “el beneficio de la duda”, a un político y aspirante presidencial como López Obrador.

-Publicidad-

Un líder y político que, a pesar de sus mil máscaras, siempre mostró su verdadero rostro; el de un “facho” de extrema derecha, nada democrático, mentiroso y enfermo de poder, además de poseedor de un profundo talante dictatorial.

Claro, ese rostro no lo vieron o no lo quisieron ver sólo aquellos que, como Víctor Trujillo y su personaje, Brozo, cerraron los ojos a una realidad que estaba a los vista de todos.

Y es que si hacemos un poco de memoria será fácil descubrir que el talante autoritario, dictatorial, tranza y mentiroso de López Obrador era del dominio público.

Y tan estaba a la vista el material que construyó a López Obrador que muchos lo dijimos, en todos los tonos y con todas las pruebas.

Y claro, también fueron muchos más aquellos que se tragaron el anzuelo y el engaño de un encantador de serpientes; un encantador de toda clase de bichos.

Por eso, desde mis espacios, muchas veces cuestioné la incongruencia, la ceguera y la sordera de opinantes críticos como el propio Víctor Trujillo y de su personaje, Brozo, quienes llamaban a votar de manera irresponsable por el peor candidato presidencial, en los previos a la elección de julio de 2018.

Esa crítica provocó que Trujillo y Brozo me bloquearan en redes sociales. 

Y viene a cuento el tema porque desde hace días circula en esas mismas redes un video de Brozo, en donde el comediante reclama airado a Obrador, que “se ha convertido” en la bestia de la que prometió defender al ciudadano.

Así lo dice un Brozo presuntamente colérico: “¿vas a seguir metiendo la mano en el Poder Judicial, a seguir metiendo la mano en las elecciones… a tantear la reelección, a encubrir a los responsables de la tragedia en el Metro..?

“¡Ándale pues, cabrón, hazlo, hazlo… pero entonces no te encabrones cuando te digamos que te convertiste en la peor versión de lo que siempre criticaste..!

“¡Nadie te lo va a decir, porque tus súbditos, la gente que te adora, la gente que te tiene que aplaudir no lo va a hacer y, entonces tiene uno que cargar con la chingada responsabilidad…!

“¡Y te lo voy a decir, esa es la chingada transformación; te estas transformando en la bestia de la que prometiste y juraste defendernos… en eso te estás transformando, en la bestia..! ¡órale..!” (Fin de la cita)

¡No, señor Trujillo! ¡No, señor Brozo!

¡Ya deje de engañarse…!

No cometa el mismo error de los tiempos previos a 2018.

Y es que siempre estuvo a la vista de todos que López Obrador no cumplía los requisitos para ser candidato a jefe de gobierno; siempre se supo que cobraba “moches” a empresarios y líderes políticos.

Siempre se conocieron sus tranzas. Incluso, usted, señor Brozo, dio a conocer los “video-escándalos”.

Siempre se supo que los Segundos Pisos fueron una transa; que el jefe de gobierno Obrador le quitó el diezmo a los empleados del GDF; siempre se supo que no respetó la Asamblea Legislativa; que le valió madre la violencia y la inseguridad y que por ello los ciudadanos organizaron la “Marcha Blanca”.

Siempre se supo que Morena era financiada por el crimen organizado. Y si lo dudan, ahí está el caso de Los Abarca de Iguala y el crimen de Los 43; siempre se supo que destruiría Pemex; el mismo lo dijo.

Siempre estuvieron a la vista de todos las mentiras de AMLO y su pulsión dictatorial; siempre se conoció la persecución de los periodistas críticos y en su gestión como jefe de gobierno siempre metió las manos en las elecciones.

¡No, señor Trujillo! ¡No, señor Brozo!

Deje de engañarse y de engañar a los ciudadanos.

Lo cierto es que la bestia llamada López Obrador; el dictador, el mentiroso, el “facho”, el que mete las manos a las elecciones y el violador de la Constitución siempre estuvieron presentes en México.

Si usted no lo vio, es porque no lo quiso ver.

Se los dije.