Veracruz es, sin duda alguna, la entidad donde se han registrado los hechos más violentos en el país en lo que va del 2019. El pasado 19 de abril, 14 personas –cinco mujeres, un niño y siete hombres, murieron en un ataque armado perpetrado en una fiesta en el municipio de Minatitlán, hecho que llevó al gobierno federal a considerar al estado como uno de los prioritarios para la implementación de elementos de la Guardia Nacional.

Te puede interesar: Comando armado ejecuta a 14 en Veracruz; entre ellos a menor de un año

-Publicidad-

No obstante, el resultado no fue, para nada, el esperado, ya que la noche de este martes se registró un ataque en el table dance “Caballo Blanco”, el cual dejó como saldo 28 personas muertas y 9 heridas gravemente heridas.

Te puede interesar: Ya son 28 los muertos por la masacre de Coatzacoalcos

Si bien en los últimos cuatro meses se han registrado dos masacres, con saldo de 41 muertos, no es un problema que recaiga solo en la administración del actual gobernador Cuitláhuac García, quien empezó en el cargo el pasado 1 de diciembre de 2018, sino desde que Javier Duarte era gobernador del estado, quien fue postulado por el Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Durante el sexenio de Javier Duarte (2010-2016) –quien actualmente se encuentra preso–, Veracruz registró los peores índices de violencia e inseguridad en la entidad, convirtiéndolo en el más inseguro del país, el de menor crecimiento económico, con más veracruzanos en pobreza y en desempleo, así como el más peligroso para ejercer el periodismo. 

Su administración se vio opacada por el crimen organizado, quien parecía gobernaba en la entidad, ya que el número de homicidios superó todos los datos registrados sobre este delito desde 1997. Asimismo, Veracruz se convirtió en el estado más violento para la prensa, registrando 17 comunicadores asesinados durante el gobierno de Duarte, así como otros tres desaparecidos. 

Cabe señalar que, de acuerdo con el titular de la Fiscalía General del Estado, Jorge Winckler, con Javier Duarte hubo 3 mil 600 casos de personas desaparecidas, un registro histórico.

Luego llegó Miguel Ángel Yunes, postulado por la coalición Unidos para Rescatar Veracruz, conformada por el Partido Acción Nacional (PAN) y el Partido de la Revolución Democrática (PRD), quitando del poder al PRI por primera vez en 70 años.

Desde un principio prometió lo que todos los veracruzanos anhelaban, acabar con la violencia, solo que él todavía se atrevió a señalar que lo haría en tan solo 100 días; sin embargo, el resultado fue todo lo contrario, la violencia no paró, los secuestros se incrementaron potencialmente, registrando, de acuerdo a datos de Alto al Secuestro, 343 en el primer año de su gobierno.

Por último, el morenista Cuitláhuac García, actual gobernador de la entidad, que señaló que la violencia no se acabaría de la noche a la mañana, pero que en los primero dos años se verían cambios en materia de seguridad.

Sin embargo, sus cifras no son muy alentadoras, ya que de acuerdo a Alto al Secuestro, Veracruz ocupa el primer lugar con la mayor cantidad de secuestros.

Te puede interesar:  Morena se ha dividido por elección interna: Polevnsky