Con 67 millones de pobres en marzo de 2021, y con 14.6 millones más que en 2018 no se puede festejar ni celebrar nada.

Con un domingo que tiene el número más alto de homicidios dolosos, 115 en todo el país, un récord trágico, no se pueden echar las campanas al vuelo.

-Publicidad-

Con el incremento en contagios y los fallecimientos por la COVID-19 no podemos asegurar que se ha protegido a los 126 millones, 014 mil 024 [email protected]

Desde luego que habría que decir que con la realización del proceso electoral reciente, que no tuvo tantas víctimas ni incidentes violentos, sin embargo, tampoco era para agradecerle a la delincuencia organizada que se hubiese portado bien, pues su injerencismo continúa afectando la representación nacional, controlando territorio y afectando la estabilidad y el desarrollo regional.

Los nombres de Aguililla, Reynosa, Bavispe y muchos otros lugares, se están volviendo casos graves de violencia criminal, de resonancia mundial.

Nadie puede ser indiferente a estos datos que muestran las crisis de salud, inseguridad, economía y su impacto social.

La terquedad gubernamental, que mira molinos de viento golpistas, en fantasmagóricos actores o grupos sociales, no sirve más que para justificar malas políticas para la atención de estas crisis que golpean a la nación entera.

Cada día qué pasa, el desencanto hacia la acción pública gubernamental aumenta.
Las remesas han pasado a ser el sostén de la economía nacional, con el riesgo de que se inmiscuyan los grupos criminales en ese lavado de dinero.

El poder mantiene su ruta de continuidad. al buscar colocar en la sucesión presidencial a alguno de los suyos. Por ahora, los dados se han cargado a favor de la Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, aunque nadie está descartado aún, y por lo que se ve, los ánimos no disminuyen en los posibles competidores en la línea gubernamental, para la sucesión que viene. Continuarán ajustándose los cargos públicos para dar paso a la estrategia electoral presidencial, los problemas sociales, habrán de ser objeto de atención en función del interés electoral.

Lo cual coloca a la sociedad en una falta de atención por parte del gobierno.

Lo que se suma a los incontables epítetos estigmatizadores por no seguir el pensamiento único que se proclama desde la tribuna mañanera.

Veremos las consecuencias negativas tanto en la supuesta consulta para enjuiciar a los expresidentes, como en los procesos que vendrán, tanto sobre la revocación del mandato, como de las futuras tareas electorales sobre la sucesión presidencial.