“Lo que estamos viendo es una ola de populismo con personajes políticos que representan en realidad regímenes antiguos”.

Mientras Venezuela, Nicaragua y Bolivia viven una dictadura a ultranza de la izquierda, Argentina y Brasil retornaron a la derecha por el hartazgo ante la ineficacia de sus gobiernos, por lo que valdría la pena preguntarse porqué sucedió esto y si México corre el mismo riesgo ante haber acudido a un gobierno que se supone solucionaría la crisis social que condujo a que la sociedad civil votará en éste caso por Andrés Manuel López Obrador.

-Publicidad-

En entrevista para Contrapeso Ciudadano, la internacionalista Arlene Ramírez Uresti, explicó que a lo largo de los últimos veinte años “América Latina ha tenido una dinámica bastante compleja en términos económicos, políticos y por su puesto sociales” por lo que se ve ahora, es el resultado de años de inestabilidad de una población que ha llegado al extremo de la pobreza, explicó.

Cabe mencionar que lo anterior es resultado de la falta de igualdad y oportunidades, “si bien el caso de Brasil no es tan radical como el de Venezuela, pues lo que se ve en Brasil es un fenómeno derivado de la confianza que se le dio a la élite del poder y que ya con los escándalos de corrupción, desencadenó una ola neo-populista”.

La llegada del neo-populismo

“La nueva oleada de políticos populistas, aprovechan los momentos de crisis y de coyuntura para poder establecer regímenes nuevos, aparentemente.” Lo anterior con la intención de sacar a los pobres de la desigualdad, cuando se sabe que no es “justamente la solución.”

La Mtra. Arlene mencionó que parte de la solución más bien sería todo un replanteamiento de instituciones, no un cambio de régimen.

“La realidad que vemos en el caso de Venezuela, Nicaragua, Honduras, es el regreso de grupos del poder de antaño que han estado de manera permanente controlando la vida económica y política de éstos países.”

Te puede interesar:  Gobernador de Guanajuato “la libra”: no sufre abucheos en evento de AMLO

En Nicaragua llegó un grupo al poder que anteriormente había luchado en contra del gobierno nicaragüense que aparentemente era el corrupto y que aún así, “hoy en día es el que está gobernando”, es decir se convirtieron en lo mismo pero “además está traicionando sus principios revolucionarios y del beneficio a favor de la población”.

¿Le está pasando lo mismo al gobierno de México?

“Lo que necesitan los países que se están convulsionando en América Latina es una clase política que no tenga nexos con las anteriores, que no tenga un esquema tradicional de ascenso al poder si no que se revise, incluso, el tema de respeto a las instituciones, de los procesos electorales, para que pueda haber verdaderamente un gobierno legítimo en estos países y no solamente en la parte discursiva.”

El gobierno de Andrés Manuel, explicó que si bien no lo podemos encasillar en estos gobiernos que están colapsados en América Latina, aunque “claro que llega al poder un grupo de izquierda con personajes de la clase política anterior pero con un discurso populista“.

“Populista quiere decir que le llega a éstas fibras sensibles de la mayoría de la población, y no por eso es un término negativo, si no que es un discurso que en las elecciones de julio pasado, representaba la opción para romper de tajo temas como: la pobreza, desigualdad o de lo que se asociaba con los malestares de la mayoría de la población”, señaló.

Por otra parte, aclaró la duda de que si México se está pareciendo a Venezuela, a lo que dijo que está muy lejos de hacerlo, pues “más bien lo que nos tendría que preocupar es una medida recurrente en distintos sectores.” Es decir, ante el desabasto y ante la falta de producción o la limitante en la satisfacción de la demanda, “pues  que esto fuera una parte común para bienes de primera necesidad”.

Te puede interesar:  La 4T elimina revista Trimestre Económico del FCE por "neoliberalista"

“La gasolina es uno de los insumos primordiales para las cadenas productivas sin embargo todos estamos confiando en que solamente sea por el tema del huachicol (eventualidad)”. Por lo que aclara que tendríamos que preocuparnos si ésta situación la viéramos de manera recurrente en otros sectores productivos, lo cual duda mucho.

MR