Nunca discutas con un estúpido, te hará descender a su nivel y ahí te ganará por experiencia
-Mark Twain

En el sistema político mexicano nada debe ser personal. La Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos establece principios a través de los cuales las personas servidoras públicas, deben apegarse en el desempeño de sus funciones. En oposición se denomina abuso de autoridad.

¿Cómo describir la actitud del presidente Andrés Manuel López Obrador?, después que el youtuber José Manuel Torres Morales, se refirió al hijo menor del mandatario con un apelativo “poco presumible” que ocasionó una revuelta en redes sociales, así como la “suspensión hasta nuevo aviso” del programa de “Chumel Torres”, en HBO Español. Esta controversia ¿Representa una oportunidad para desestimar la credibilidad de un crítico-comediante hacía la 4T?

El también influencer del canal “El pulso de la República” con más de 2.4 millones de seguidores desde 2019, que acompaña la crítica con creatividad en temas de índole político con un estilo irreverente, fue invitado a participar en un foro de debate sobre racismo en México, que organizó el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (CONAPRED), sin embargo, se suspendió en medio de la polémica después de las críticas hacia los organizadores del evento. ¿Es un ataque a la libertad de expresión? O ¿abuso de autoridad?

Si bien es cierto que “Chumel Torres” cometió el error de dirigirse de manera despectiva hacia un niño y equivocó el objetivo de la argumentación cómica y sátira política. En ese contexto la primera dama Beatriz Gutiérrez Müller, aprovechó esta situación de manera justificada: “¿A este personaje invitan a un foro sobre discriminación, clasismo y racismo? Sigo esperando una disculpa pública de este individuo sobre ataques a mi hijo menor de edad”.

Entre diversas posturas, el mandatario en las conferencias matutinas en Palacio Nacional durante tres días arremetió en contra del “ofensor” y de paso del CONAPRED, a quien dijo desconocer. Asimismo, se generó el pretexto perfecto para la posibilidad de realizar reformas constitucionales y desaparecer institutos vinculados a los derechos humanos que respaldan sus actuaciones con base al patrocino económico del erario federal.

Curiosamente, unos días después la Secretaría de Gobernación (SEGOB), confirmó la renuncia “voluntaria” de la politóloga Mónica Maccise Duayhe, titular de dicho organismo y con ella tres miembros más. En fin, existen mecanismos jurisdiccionales para la reparación del daño moral, si así fuera el caso, el Presidente tendría que acudir a las instituciones correspondientes para interponer su denuncia, sin embargo esto no sucedió. A pesar de los desatinos por decisiones contradictorias de la actual administración y escasos resultados que poco favorecen el acontecer nacional, en donde la realidad no se puede esconder. ¿“Es Chumel Torres un chivo expiatorio para desviar la atención de la población?

Es complicado saber la intencionalidad de las palabras del influencer. Sin embargo es interesante el planteamiento que “para exigir respeto, primero hay que otorgarlo”. Los múltiples descalificativo despectivo por parte del ejecutivo son utilizados de manera reiterativa para clasificar a los adversarios.

En fin, el Ejecutivo seguirá aprovechando la distracciones de adversarios ideológicos como “válvula de escape” para desacreditar y desviar la atención de la sociedad. Como el influencer “Chumel Torres” de manera desatinada “ofendió” al hijo menor del mandatario, quien actuó como lo haría “cualquier padre” sin embargo olvida que en materia de política, nada es personal. Y más porque representa la figura… presidencial.
¿Un postre de “chocoflan”?

Facebook: Escritor Gonzalo Romero
Email: [email protected]

Los derechos, opiniones y datos contenidos en este documento son de la exclusiva responsabilidad del autor y no representan el punto de vista partidista, postura ideológica, congregación o institución.