México.- Porfirio Alejandro Muñoz Ledo y Lazo de la Vega es uno de los políticos más experimentados e incisivos del país.

El nacido en la Ciudad de México el 23 de julio de 1933 se insertó en la política después de fungir como educador y abogado en la década de los 50. Su primer cargo político fue como subdirector de Enseñanza Superior e Investigación Científica de la Secretaría de Educación Pública (SEP) entre 1961 y 1964.

A partir de entonces, Muñoz Ledo ocupó una varios puestos – Secretario General del IMSS, Subsecretario de la Presidencia de la República, Secretario de Trabajo y Previsión Social, Secretario de Educación Pública, Representante de México ante las Naciones Unidas, entre otros – que lo volvieron un personaje político de peso.

Entonces, en el marco del primer informe de gobierno de López Obrador y de la probable reelección de Muñoz Ledo en la presidencia de la Cámara de Diputados, es interesante conocer cómo ha vivido el icono político los informes de otros mandatarios.

Gustavo Díaz Ordaz, 9 de septiembre de 1969

Tras el quinto informe presidencial de Díaz Ordaz, Muñoz Ledo emitió una respuesta a nombre del Comité Ejecutivo Nacional del Partido Revolucionario Institucional.

Acababa de suceder la represión estudiantil en Tlatelolco, por lo que el joven Porfirio dijo que este fue un acto de madurez revolucionaria del Estado, adermás agregó que la decisión política sirvió para imponer la “supremacía del poder político”.

Además, añadió que «en todo el mundo existe la convicción de que los últimos movimientos de rebeldía y de protesta han dejado como secuela inmediata el aumento de poder de los enemigos del cambio social. Con la más estricta objetividad podemos afirmar que los conflictos sociales que tuvieron lugar en México y que llegaron a poner en peligro la paz pública no dejaron como saldo el más mínimo incremento de poder o de influencia en favor de quienes se oponen a la transformación acelerada y a la autonomía del país».

Ernesto Zedillo Ponce de León, 1 de septiembre de 1997

En el tercer informe de Ernesto Zedillo, Muñoz Ledo tuvo la oportunidad de manifestar la respuesta siendo presidente del Congreso de la Unión.

«La obcecación es contraria a la sabiduría y nociva para los quehaceres del Estado, que si bien exigen firmeza, demandan asimismo flexibilidad, imaginación y acatamiento al veredicto electoral. Saber gobernar es también saber escuchar y saber rectificar. El ejercicio democrático del poder es, ciertamente, mandar obedeciendo«, dijo en algún momento Porfirio.

La declaración del entonces presidente del Congreso causó polémica debido a que interpeló algunos puntos que Ponce de León había expuesto en su informe.

«Estoy cierto de que la Cámara de Diputados le agradecería se sirviera compartir con nosotros en sesión próxima el resultado de nuestras deliberaciones. Que así suceda por el bien de México», así concluyó.

 

Cabe recordar que Muñoz Ledo fue el encargado de entregarle la banda presidencial a López Obrador.

Entonces, después de este fin de semana en el que habrá mucho movimiento político, será vital poner atención a lo que diga Porfirio sobre el clima actual en el Gobierno. Su experiencia y ‘colmillo’ lo preceden.