México. María Guadalupe Fuentes Arias, de 56 años sufrió un infarto cerebral dentro de la estación del Metro Tacubaya, sin embargo, el personal de vigilancia la abandonó tres horas después afuera de la Línea 1, donde permaneció 26 horas a la intemperie, tirada y sin poder pedir ayuda.

Todo comenzó cuando a las 7 horas del sábado 16 de febrero, la mujer se desvaneció en los andenes del Metro, desde donde cinco policías la trasladaron a la oficina de la jefa de estación en una camilla.

Videos obtenidos por Reforma, revelan que Fuentes permaneció en instalaciones del Sistema por tres horas sin recibir atención médica, al término de ese tiempo, elementos de la Policía Bancaria e Industrial (PBI) la sacaron de la oficina a rastras para dejarla a las afueras de la estación.

De acuerdo con testigos, la mujer permaneció por lo menos 26 horas sin recibir ayuda, uno de los comerciantes recordó que llamó a los servicios de emergencia y pidió apoyo al personal de la estación en repetidas ocasiones.

«La primera vez que la vi pensé que estaba tomada porque suelen tomar y quedarse ahí. Pero al otro día que llegué y la volví a ver dije ‘no, esta señora no está tomada, está mala, algo le pasó, se cayó, se pegó, pero algo tiene porque ya es mucho para que esté tomada y como ida'», indicó.

Érick Sánchez, paramédico del Sistema Universitario de Urgencias Médicas (SUUMA) indicó que cuando llegaron a atenderla nadie la conocía «puros vendedores de la zona que nos dijeron ‘es que la sacaron aquí a la puerta del Metro'».

De acuerdo con los testimonios obtenidos por el diario, mientras los servicios de emergencia atendían a Guadalupe, llegó un hombre que afirmó ser su hijo e incluso llevaba consigo papeles «de esos que pegan cuando la gente se pierde».

Por su cuenta, el STC informó que presentó denuncia ante la PGJ y cesó a la jefa de estación, mientras que los policías serán sancionados por el Consejo de Honor y Justicia.

La familia de la mujer se negó a dar detalles debido al proceso legal que se emprendió para exigir justicia y evitar nuevas desatenciones.

NGF