Estados Unidos. Jessi Combs, quien era reconocida como la mujer más rápida del mundo debido a que posee el récord de velocidad con propulsión, murió el martes pasado en un aparatoso accidente en la ciudad de Oregon.

Este accidente se produjo cuando intentaba romper otro récord, quería superar los 777 kilómetros por hora que había establecido anteriormente como marca.

-Publicidad-

Además de piloto, Combs también participó en algunos programas como presentadora, motivo por el cual se hizo popular antes de haber roto el récord a velocidad.

«Era una excelente constructora, ingeniera, conductora, fabricante y comunicadora científica, y se esforzó todos los días para alentar a los demás con su prodigioso ejemplo«, expresó Adam Savage, ex coanfitrión del programa de televisión «Mythbusters».

EHS

Te puede interesar:  Casi 2 mil mexicanos están a la espera de ser deportados de EU