AL TIEMPO

¡El escándalo es mayúsculo!

¿Por qué?

Porque asistimos a la muerte del sufragio efectivo y al regreso de la reelección.

Es decir, asistimos a la muerte de los postulados maderistas que dieron el soporte ideológico y que detonaron la Revolución Mexicana, además de que por décadas guiaron la aspiración democrática mexicana.
Y es que en Baja California, el Partido Morena y el presidente López Obrador le dieron el golpe final a los postulados de Francisco I. Madero y la estocada de muerte a la democracia mexicana.

Sí, resulta que con una consulta ilegal, amañada y tramposa, el Congreso de Baja California sustituyó la elección constitucional, alteró el voto ciudadano, engañó a los votantes y tratará de imponer de manera ilegal al gobernador Jaime Bonilla, por cinco años.

Y tanto en el Congreso de la Unión, como en la Suprema Corte guardarán silencio de complicidad y simulación por la muerte de los postulados maderistas y nadie repudiará el golpe de Estado orquestado por el gobierno de Obrador.

¿Y, por qué no reaccionarán los contrapesos?

Porque resulta que el presidente Obrador tiene controlados y bajo su puño a diputados y senadores de todos los partidos; y tampoco prosperará una demanda en la Suprema Corte, porque el propio presidente Obrador tiene bajo control a los ministros de la Corte y en un puño a la Judicatura federal.

Es decir, que con el aval del presidente, de su partido, del Congreso y la Corte, veremos como mueren los postulados de “sufragio efectivo” y la forma en que se legaliza, en los hechos, la reelección y como la Constitución y sus leyes son letra muerta para alterar el sufragio efectivo.

Te puede interesar:  Cuestiona Gustavo de Hoyos la ampliación de mandato en Baja California

Lo cierto es que –a menos de un año de iniciado el gobierno de López Obrador–, somos testigos de los mayores atentados a la democracia mexicana y a la mayor destrucción de instituciones que nos dimos –como el INE–, para garantiza el sufragio efectivo y la no reelección; es decir hoy no existen más las elecciones limpias, creíbles y transparentes.

En Baja California ya se vive el fin del “sufragio efectivo” y ya existe el “primer gobernador reelecto”, incluso antes de asumir el cargo.

Y esa grosera reelección cuenta con el aval del presidente López Obrador, del Congreso local, del Congreso de la Unión y de la Suprema Corte.

¿Y qué es lo que queda frente a esa tragedia?

No sólo veremos el fin de la democracia mexicana y la muerte de los contrapesos, sino la desaparición de la división de poderes y de instituciones garantes de la justicia, la legalidad, la transparencia, la rendición de cuentas, y de las elecciones confiables, legales…

Lo que viene es la tiranía y la reelección presidencial.

En efecto, el principal objetivo de la muerte de los postulados maderistas, del ensayo reeleccionista en Baja California y del fin de sufragio efectivo, es la instauración de la dictadura de López Obrador.

En su momento, a petición del presidente Obrador, el Congreso de la Unión o la propia Suprema Corte propondrán una “consulta ciudadana” -igual de ilegal, amañada y tramposa como la de Baja California–, para preguntar a los ciudadanos si quieren que AMLO siga en el cargo, de manera indefinida.

Y las masas dirán que sí, según el remedo de consulta.

Y López Obrador será el nuevo rey mexicano.

Te puede interesar:  Se consuma el "Bonillazo": ampliación de mandato gana en consulta de BC

Se los dije, ya estamos en dictadura.