Morena va por magistrados del PRIAN

0
174

Esta semana se abrió un nuevo frente en la batalla por el control del Tribunal Electoral.

El senador por Morena, Cruz Pérez Cuéllar, presentó una iniciativa para terminar de manera anticipada el periodo en dicho órgano de los magistrados José Luis Vargas e Indalfer Infante.

-Publicidad-

El argumento es que ambos magistrados fueron electos para el periodo 2016-2019, pero una reforma en la pasada legislatura permitió extender su encargo hasta el año 2023.

Por eso, el morenista propuso restituir el encargo de los magistrados a su duración original, con el argumento de que es necesario disipar cualquier controversia que se haya generado en la ampliación del plazo.

¿Por qué quiere Morena deshacerse cuanto antes de estos magistrados?

José Luis Vargas ocupó la Fiscalía Electoral durante el gobierno de Felipe Calderón. De acuerdo con reportes periodísticos, para llegar al Tribunal fue apoyado por el panista Santiago Creel, así como por el priista Manlio Fabio Beltrones.

Por su parte, Indalfer Infante llegó al Tribunal en 2016 con el apoyo del entonces perredista, Miguel Barbosa, quien saltó a Morena al ver hundirse el barco amarillo.

Pese a su cercanía con Barbosa, Infante es mal visto en Morena debido a que —junto a Vargas y otros dos magistrados— avaló la tramposa candidatura independiente de Jaime Rodríguez Calderón, “El Bronco” en el pasado proceso electoral, lo cual fue percibido por los obradoristas como una estrategia para debilitar a su candidato.

Resumidas cuentas, Morena quiere hacer una limpia de los que considera son magistrados del PRIAN.

Y no cabe duda: casos como el de Vargas y el de Infante son muestra inequívoca de que en México la división de poderes y la independencia de órganos autónomos como el INE son rehénes de intereses partidistas.

Sin embargo, no parece que esta situación vaya a cambiar en el próximo gobierno.

Al menos eso puede concluirse del intento de Morena por quitar su autonomía a la Comisión Reguladora de Energía y a la Comisión Nacional de Hidrocarburos. Primero, proponiendo desde el Congreso que ambos órganos se subordinen a la Secretaría de Energía. Y luego, pidiendo la renuncia de sus titulares.

En el caso del Tribunal Electoral, lo que está en juego no sólo es el retiro de dos piezas que Morena percibe como contrarias a sus intereses. Además, se juega la posibilidad de que los dos magistrados que los sustituyan sean designados en 2019 por el Senado, que como queda claro, se reparte los nombramientos de acuerdo con cuotas partidistas y cuenta con una mayoría abrumadora de Morena.

El anterior sería un escenario ideal para el partido del presidente de cara a las elecciones intermedias de 2021. Y es que, como lo demostró la espuria candidatura del Bronco, las “palancas” en el Tribunal ayudan, y mucho.

Así la división de poderes en México.