Desde que Andrés Manuel López Obrador llegó a la Presidencia se ha empeñado, con apoyo de su partido Movimiento Regeneración Nacional (Morena), en borrar todo legado que los presidentes de administraciones anteriores dejaron.

Lo anterior, se puede constatar con la desaparición de instituciones que fueron creadas o, incluso, leyes que se impulsaron. A continuación se darán los ejemplos

Seguro Popular de Fox

Este miércoles, la Cámara de Diputados aprobó en lo general y particular el dictamen que reforma la Ley General de Salud, con lo que avanza la desaparición del Seguro Popular, creado en el sexenio de Vicente Fox Quesada (2000-2006), y crea en su lugar el Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi), el cual ahora será el encargado de la prestación gratuita de servicios de salud y medicamentos. 

Ante esta decisión, diputados de oposición criticaron que con los cambios establecidos y al eliminarse las cuotas se podrán en un verdadero predicamento al sistema de salud.

Cabe señalar que aún falta que sea aprobada en el Senado de la República, pero, sin duda, es un primer paso para desaparecer parte del legado de Fox.

Policía Federal de Calderón

En junio de 2009, ante el incremento exponencial de la violencia por parte del crimen organizado, el entonces presidente Felipe Calderón Hinojosa creó la Policía Federal.

No obstante, con la llegada de López Obrador al poder, la disolución de este cuerpo de seguridad era inminente, cosa que sucedió oficialmente el pasado 1 de octubre, pues ya se contaba con la recién creada Guardia Nacional.

Tan solo hay que recordar que el tabasqueño consideraba que los policías federales no contaban con la capacidad para afrontar la inseguridad del país. 

Reforma Educativa de EPN

Como parte del acuerdo “Pacto por México”, en 2013, el presidente Enrique Peña Nieto publicó la Reforma Educativa, con la que buscó que los mexicanos tuvieran el derecho de recibir una educación de calidad.

Dicha reforma trajo problemas, pues la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) organizó marchas y plantones en la Ciudad de México para mostrar su descontento con la reforma.

Ahora, en la administración de López Obrador, la misma CNTE organizó plantones, marchas y hasta amenazas para conseguir que se derogara la reforma de la pasada administración, logrando, incluso, la repartición de plazas y el control total de las promociones de los maestros.

Te puede interesar:  De 575 afirmaciones de AMLO, solo el 10% han estado en primera plana