México. El secretario de Relaciones Exteriores (SRE), Marcelo Ebrard, aseguró que el The New York Times (NYT) ignoró sus respuestas sobre el accidente en la Línea 12 (L12) del Metro. Luego de que el diario estadounidense dio a conocer una investigación sobre las causas del siniestro que dejó 26 personas muertas.

«Aquí las respuestas dadas hace unos días a The New York Times respecto a reportaje sobre Línea 12. Como podrán ustedes observar fueron ignoradas por completo.», señaló Marcelo Ebrard a través de su cuenta de Twitter.

-Publicidad-

Las respuestas de Ebrard que el NYT ignoró

Asimismo, el canciller dio a conocer un documento con 15 páginas en el que respondió a 13 cuestionamientos del NYT relacionadas a la construcción de la L12 del Metro.

En uno de los cuestionamiento del diario a Ebrard, sobre si la L12 contaba con problemas estructurales como deformaciones anormales en los rieles, grietas en durmientes y soldadura deficiente; el secretario de Relaciones Internacionales lo calificó como falso al señalar que solamente se encontraron problemas en vías a causa de la falta de mantenimiento.

«Con relación al informe de inspección de ILF, es falso que en éste se hayan encontrado ‘problemas estructurales en la obra civil’. Los problemas detectados en el sistema de vías, que es distinto a la estructura de la obra civil del Metro (a saber: obra electromecánica/obra civil), tienen como causa una ‘falta notoria de mantenimiento preventivo y correctivo, oportuno al sistema de vías’ y no errores en la construcción, como se puede constatar en el dictamen.», respondió Ebrard.

Te puede interesar:  Congreso de la CDMX amanece con pintas y vidrios rotos

En el mismo documento que Ebrard Casaubón, este rechazó que hubiera apresurado la inauguración de la «Línea dorada» por ambiciones políticas; y aseguró que no tiene «mínimo sustento», ya que está se dio casi cuatro meses después del proceso electoral de 2012.

«La acusación no tiene el mínimo sustento. La inauguración de la obra tuvo ocasión el 30 de octubre de 2012, casi cuatro meses después de la elección presidencial de Enrique Peña Nieto. Desde noviembre de 2011, decliné cualquier aspiración a una candidatura y expresé mi apoyo al ahora presidente, Andrés Manuel López Obrador.», afirmó Ebrard al NYT.