«El muerto al pozo y el vivo al gozo»

México.- Durante la visita de Andrés Manuel López Obrador a Oaxaca, al menos 15 personas han perdido la vida de manera violenta en las últimas 24 horas, mientras tanto el presidente se la pasa dando discursos sobre “los bonitos paisajes y vistas” de los municipios que ha visitado en la entidad.

A pesar de la presencia de la Guardia Nacional y de los operativos de seguridad implementados, este sábado, en la región de la Costa, la presidenta municipal de San José Estancia Grande quien viajaba acompañada del Coordinador de Seguridad del mismo municipio, fueron atacados a balazos y fallecieron al interior de la unidad de motor en la que viajaban.

Transcurría el mediodía del sábado 17 de agosto, cuando en El Espinal fue asesinado el contador Jorge Rosado y su hijo, cuando viajaban a bordo de su automotor por céntricas calles de la localidad Istmeña.

Por la tarde, un enfrentamiento entre integrantes de un cártel del Istmo y elementos de la policía municipal, dejó seis personas muertas en el Barrio La Soledad.

Los cuerpos de los delincuentes fueron levantados por sus mismos compañeros y trasladados a un lugar desconocido hasta este momento.

Durante la noche en Juchitán de Zaragoza, ejecutaron a Alberto “V” “R” de 29 años de edad, quien fue perseguido por sus atacantes hasta su domicilio ubicado en la 7.ª Sección, donde irrumpieron para darle muerte de varios disparos de arma de fuego en presencia de sus familiares.

La mañana de este domingo a las siete horas, se registró la ejecución de una persona en Santa Lucía del Camino, respondía al nombre de Arturo Rebollar e iba acompañado de su esposa cuando sujetos desconocidos le dispararon en la cabeza, falleciendo de manera instantánea.

Más tarde, en la región de la Costa, se tuvo conocimiento del asesinato de una joven de 19 años de edad que se encontraba en calidad de desaparecida, respondía al nombre de María Eugenia “G” “G”, quién presentaba huellas de abuso sexual en un camino de terracería que conduce a Playa Colorada, en Puerto Escondido.

No pasaba del medio día, cuando el taxista de nombre Bartolomé Lorenzo, fue ejecutado en la colonia El Progreso en Tuxtepec, el ruletero presentaba un impacto de arma de fuego en la cabeza y fue localizado al interior de su unidad de trabajo.

Finalmente el pastor evangélico de nombre Alberto Cruz Canseco, fue asesinado en Tlalixtac de Cabrera, en el templo Fraternidad.

Por estos 15 homicidios en la entidad oaxaqueña solo hay una persona detenida, quien fuera puesta a disposición de las autoridades por civiles que se encontraban en el lugar de los hechos.

En Oaxaca la violencia crece de manera exponencial, ante el fracaso de las estrategias implementadas por el titular de la Secretaria de Seguridad Pública Ernesto Salcedo y nuestro presidente solo va a la entidad a probar su rica comida:

 

MR