México. El pasado 22 de octubre, al cumplirse el plazo de seis meses prometido por el presidente López Obrador para reducir la violencia en el país, el mandatario aseguró que la percepción de inseguridad ha disminuido desde diciembre, cuando él asumió el cargo. 

No obstante, el presidente mintió, ya que la percepción de inseguridad en realidad mejoró desde junio del año pasado, todavía en la administración de Enrique Peña Nieto, mostrando un ligero repunte durante la administración del tabasqueño.

De acuerdo con datos de la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana del INEGI –citada por el periódico El Universal— la percepción de inseguridad alcanzó un récord en marzo al ubicarse en 76.8 por ciento de la población mayor de 2018. Sin embargo, en junio bajó a 75.9 por ciento y en septiembre a 74.9 por ciento, todo ello durante el gobierno de Peña Nieto.

En diciembre, ya con López Obrador en el gobierno, la percepción de inseguridad bajó a 73.3 por ciento, pero repuntó a 74.6 en marzo. Posteriormente, en junio disminuyó a 73.9 y en septiembre a 71.3.

Estos datos fueron citados por el presidente López Obrador para asegurar que la gente tiene confianza en su estrategia de seguridad.

No obstante, el gobierno del morenista registra el arranque más violento del que se tenga registro, con 29 mil 629 homicidios dolosos de acuerdo con datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública con corte a septiembre.

Te puede interesar:  Acusa EZLN que AMLO "profundiza" el neoliberalismo