México. Andrés Manuel López Obrador tiene en una encrucijada a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) por un añejo compromiso adquirido con los tabasqueños  de condonar los adeudos con la paraestatal a quienes sean parte de la resistencia civil.

Hace unos días Luis Bravo, director de comunicación corporativa de CFE, dijo desconocer si efectivamente se condonarían las deudas en los estados del sur, principalmente la de Tabasco.

-Publicidad-

Y es que la historia del tabasqueño con la CFE se remonta hasta 1995, cuando al perder las elecciones en Tabasco -y mediante el Movimiento de Resistencia Civil- convoca a la suspensión de pagos del suministro de luz y el bloqueo de pozos petroleros.

Esto derivó en que Tabasco se convirtiera en la segunda entidad del país más endeudada con la Comisión, después del Estado de México.

Por esta razón, en 2015 el entonces director general de la CFE, Enrique Ochoa Reza, y el ex gobernador de la entidad Arturo Núñez Jiménez, firmaron un convenio buscando solucionar el adeudo de energía eléctrica que presentaba casi el 90% de los tabasqueños.

El plan «Peso por Peso» constaba en que, por cada peso pagado por el usuario de la facturación corriente, se disminuiría un peso de su adeudo histórico a quienes tuvieran una deuda menor a 23 mil 500 pesos.

Ello desató el enojo de López Obrador, quien llamó a los tabasqueños a no ser parte del plan y exigió a las autoridades que se condonaran en su totalidad los adeudos que tenían desde 1995.

En octubre del 2015, el hoy Presidente de México desafió a la CFE con desplegar brigadas de electricistas para la reconexión del servicio de luz entre los deudores de Tabasco.

Un mes después, en su primer acto público como presidente de Morena, reculó en su amenaza de reconexión ilegal e instruyó a las brigadas a sólo promover denuncias contra la paraestatal y orientar a la población en la elaboración de amparos para evitar el corte de suministro.

Sin embargo, llegaron los primeros resultados del convenio de la Comisión con los tabasqueños, que logró que 280 mil 540 familias regularizaran sus pagos.

La semana pasada la CFE informó que el robo de electricidad representa pérdidas de más de 25 mil 700 millones de pesos, según datos del primer semestre del 2018, es por ello que resulta prioritario que López Obrador en conjunto con la paraestatal definan la estrategia y acciones a seguir en el combate al robo de electricidad y los adeudos que persisten en el país, pero en especial en Tabasco.