México. Funcionarios  consentidos de Sembrando Vida en Veracruz  diseñaron una estrategia para favorecer a empresas cercanas a sus amigos y familiares, obligando a los beneficiarios a comprar herramientas e insumos de baja calidad con esos proveedores.

De acuerdo con Proceso, han pasado nueve meses desde que Gonzalo compró cerca de cinco kilos de semillas de jamaica. Al abrir el primer empaque, percibió un olor agrio. Al extender el contenido, se indignó aún más al ver que eso parecía un montón de cáscaras de pepita, abiertas y mojadas. Eran 12 mil pesos de semillas pudriéndose entre sus dedos. 

-Publicidad-

Para adquirir esas semillas de jamaica, así como otras de papaya y limón —estas  últimas también en descomposición—, el campesino utilizó cerca de 20 mil pesos que su grupo de sembradores recibió como “apoyo económico adicional” del programa Sembrando Vida. 

El sembrador —a quien en esta investigación se llamará Gonzalo, porque solicitó ocultar su identidad para evitar represalias— recuerda que no tenía idea de quién era el proveedor de esos paquetes de semillas podridas, porque la gente que le entregó los productos eran y siguen siendo funcionarios de Sembrando Vida, uno de los programas sociales emblemáticos del gobierno de Andrés Manuel López Obrador. 

El sembrador —a quien en esta investigación se llamará Gonzalo, porque solicitó ocultar su identidad para evitar represalias— recuerda que no tenía idea de quién era el proveedor de esos paquetes de semillas podridas, porque la gente que le entregó los productos eran y siguen siendo funcionarios de Sembrando Vida, uno de los programas sociales emblemáticos del gobierno de Andrés Manuel López Obrador. 

El caso de Gonzalo no es aislado. Al realizar entrevistas con integrantes de 17 CAC de la región norte de Veracruz, se pudo documentar que por lo menos 400 beneficiarios de Sembrando Vida se vieron obligados a reponer, con su dinero, los insumos de mala calidad que adquirieron con proveedores impuestos por funcionarios del programa en la entidad. Eso, además, provocó que se retrasaran los planes de trabajo en sus parcelas.

Estos son los consentidos de Sembrando Vida en Veracruz

Técnicos y facilitadores del programa Sembrando Vida amenazaron a sembradores de la huasteca veracruzana con sacarlos del programa federal si no compraban con cuatro empresas y tres personas físicas. Estos proveedores impuestos entregaron semillas en mal estado, herramientas de mala calidad o productos a sobreprecio; así lo revela una veintena de facturas, recibos bancarios, catálogos de artículos, cotizaciones, fotografías, audios y otros documentos.

A pesar de las amenazas, algunos sembradores decidieron comprar su sistema de riego con proveedores de su elección. Por ejemplo, el CAC de la comunidad del Tempoal adquirió su sistema de riego con materiales de marcas reconocidas —una bomba Honda. Cisterna Rotoplas, filtros Netafim, entre otras— que incluyen seis meses de garantía y corrección de fallas sin costo extra. Todo el paquete les costó 88 mil pesos, de acuerdo con la factura. 

En cambio, un CAC ubicado en el municipio de Ozuluama, que adquirió su sistema de riego con un proveedor recomendado por los operadores de Sembrando Vida, pagó 115 mil pesos. En este caso, los materiales no tenían marca, solo sellos del programa; las bombas fabricadas en la India tenían calcomanías sobrepuestas de marcas reconocidas. Además, el paquete no incluía garantía ni capacitación por parte del proveedor. 

Durante una visita a la región, Ethos Laboratorio de Políticas Públicas documentó que los sistemas de riego instalados por proveedores recomendados por empleados de Randú Ortíz presentan varios problemas: averías en aspersores, bombas descompuestas o filtros rotos por la potencia del bombeo; eso a pesar de que fueron instalados entre diciembre y enero pasados. 

“Al principio Randú y los facilitadores nos dijeron a los técnicos que teníamos que recomendar a los proveedores. En ese momento no sospechamos, porque el programa es muy bueno, había mucha esperanza. Pero luego nos pidieron que teníamos que presionar a los sembradores para que compraran con ellos. En ese momento, al menos, 15 técnicos nos opusimos. ¡Y para afuera! Ya no nos renovaron el contrato, despidieron a todos los que se opusieron”, cuenta Santiago Sánchez Mundo, extécnico de Sembrando Vida en la huasteca veracruzana.

Cinco testimonios de extécnicos que estuvieron bajo el mando de Randú Ortiz, denuncian que fueron despedidos por no seguir las instrucciones y recomendar a los proveedores indicados. 

Las reglas de operación de Sembrando Vida señalan que el coordinador territorial también puede sancionar a sembradores. Además de suspenderlos definitivamente del programa, vigilar que se cumplan los planes de trabajo, entre otras actividades. 

TE PUEDE INTERESAR: Se realiza festival en el Zócalo capitalino para conmemorar 200 años de Independencia

JET

Te puede interesar:  Funcionarios de la SSa hacen fiesta mientras personal médico enfrenta la pandemia (Video)