El titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE),  Marcelo Ebrard anunció que se planteó al gobierno de Estados Unidos el despliegue de 6 mil elementos de la Guardia Nacional en la frontera con Guatemala.

Terminado el segundo día de negociaciones, el canciller declaró que todavía no se llegaba a un acuerdo sobre la imposición de aranceles; sin embargo se propuso que elementos de la Guardia Nacional custodiarían la frontera sur para detener los flujos migratorios.

Ante dicha declaración cabe cuestionarse cómo fue que se llegó a esta solución, ya que la Guardia Nacional todavía está en proceso de capacitación y se tenía previsto iniciara operaciones hasta el 30 de junio en los estados con mayor incidencia delictiva que son Guanajuato, Michoacán y Jalisco.

De acuerdo con declaraciones del secretario de Seguridad y Protección Ciudadana; Alfonso Durazo, en ningún momento se planteó que se posicionara en la frontera sur del país. Además de que están siendo formados para combatir la inseguridad, no para tener trato con inmigrantes.

El politólogo, Emilio Vizarretea Rosales, declaró en entrevista para Contrapeso que esta decisión por parte de Ebrard es un abuso de facultades que no le corresponden, en todo caso, quien decide es el presidente Andrés Manuel López Obrador bajo la delegación de Durazo.

«Marcelo Ebrard ofreció al gobierno de Estados Unidos que va a desplegar de inmediato en la frontera sur 6 mil elementos de la Guardia Nacional pero, ¿o les está viendo la cara a los estadounidenses o qué está pasando? Por que esas no son parte de sus atribuciones, salvo que el presidente lo haya autorizado», comentó.

Señaló que México está perdiendo en las negociaciones contra Estados Unidos y por ello «van a darle todo lo que pidan, y más, con el afán de evitar que se aplique el 5 por ciento arancelario» ante el daño que estos podrían causar a la economía mexicana.

«Los han dominado, ya no es una negociación, es una imposición de las políticas de Donald Trump, van ofreciendo todo, más de lo que les hayan solicitado. México perdió la negociación», apuntó.

Vizarretea Rosales afirmó que la propuesta de Ebrard es contradictoria a lo que venía ofreciendo el presidente, con políticas para brindar visas humanitarias y empleo a los migrantes; sin embargo lo que ahora se propone podría provocar confinamientos y confrontaciones.

Asimismo, precisó que la Guardia Nacional todavía se encuentra en proceso de conformación y capacitación, no ha entrado en funciones, por lo tanto no se encuentra preparada.

«En el estricto sentido la guardia se está formando y ahí hay un problema de procedimientos en términos de los tiempos. Se está tomando una decisión precipitada en este momento», mencionó.

Añadió que al paso que van las negociaciones el futuro para México es ser el departamento de inmigrantes de Estados Unidos, un tercer país de residencia donde lleguen todos las personas que envíe.

«Casi estaríamos obligados a hacerle la tarea a los americanos, nosotros seríamos su ventanilla de atención, aquí los analizamos, los vemos y los repatriamos», declaró.

Mañana viernes, la delegación mexicana y la estadounidense volverán a reunirse para continuar las negociaciones sobre el impuesto arancelario a México y el tema de inmigración ilegal.