Los raquíticos apoyos del gobierno federal para los damnificados de Guerrero por el sismo del pasado 7 de septiembre se empezaron a entregar, casualmente, unas horas antes de que Evelyn Salgado Pineda tomara posesión como gobernadora del estado.

Y la entrega se inició en Acapulco, la principal base de operaciones del senador de Morena, Félix Salgado Macedonio, quien ejercerá el poder tras el trono en el que fue sentada su hija.

-Publicidad-

Por instrucciones del presidente Andrés Manuel López Obrador, el apoyo del gobierno federal consistirá únicamente en la entrega de diez mil pesos a las 11 mil familias que fueron consideradas como damnificadas tras un censo realizado días después del sismo.

El pasado jueves, un día antes de la toma de protesta de “La Torita”, se registraron filas en varias colonias populares del puerto de Acapulco, para recibir la “ayuda” del gobierno federal para la reconstrucción de sus viviendas.

Los damnificados fueron avisados de último momento vía telefónica que ese día se haría entrega del apoyo.

Ya para el viernes, la entrega de los apoyos se extendió al resto de los 24 municipios considerados en el censo. A todos los damnificados se les advirtió que no habrá más apoyo.

¿Por qué se esperó López Obrador a que “La Torita” rindiera protesta para entregar los apoyos monetarios?

Porque con esa acción quiere dar a entender que junto con la llegada de un nuevo gobierno estatal también llegó el dinero que, aunque insuficiente para reconstruir una vivienda, representa una fortuna para las familias de escasos recursos económicos.

Se trató de un espaldarazo más de López Obrador, no a “La Torita”, sino a su padre, el senador Félix Salgado, quien gobernará Guerrero a pesar de arrastrar al menos cuatro denuncias por violación en contra de diferentes mujeres.

JC