Los nuevos paradigmas de la seguridad internacional en las diferentes entregas de esta columna, se ha venido dando seguimiento a la diversidad de situaciones inherentes a las condiciones en que la geopolítica tiene una profunda injerencia y más a razón de los movimientos estratégicos que las potencias están desarrollando en los últimos años.

En este sentido, es la importancia que naciones como EEUU, Gran Bretaña, Francia, España o Rusia entre otras; han invertido en el establecimiento de instituciones que aporten ideas, estudios y análisis tendientes a valorar las condiciones mediante las cuáles se pueda prever los influjos que afecten el desenvolvimiento de un Estado en su interior y en su relación hacia el exterior.

A principios del Siglo XX, el Foreign Affairs fue el comienzo de este tipo de iniciativas, que le permitían al gobierno de los EEUU contar con información con nuevos enfoques de lo que era la situación internacional y de cómo debía de enfrentarla esta nación a causa de lo que venía aconteciendo en Europa y Asia a razón de la Primera Guerra Mundial, luego entonces, en el periodo entre guerras, la Alemania Nazi entró en esta faceta de la innovación científica del conocimiento del mundo a través del Instituto de Geopolítica de la Universidad de Múnich, cuyo director fue el Teniente General Karl Haushofer, quien estableció líneas importantes de estudio de lo que su patria requería para consolidarse como una potencia internacional.

Este tipo de esfuerzos, se sumaron los del National Geographic, que ya desde la guerra entre EEUU y España por el dominio del Caribe a principios del siglo XX, realizó importantes aportaciones de las ubicaciones estratégicas con las que contaban las fuerzas españolas en la isla de Cuba.

Será en el acontecer de la Guerra Fría, que comenzaron a proliferar una diversidad de centros de investigación sobre todo en EEUU, en universidades privadas con financiamiento público que identificaran todo aquello que les pudiera ser útil en la derrota del régimen soviético, de igual manera, la propia iniciativa privada aceptó el reto y estableció desde sus fundaciones los insumos necesarios para dotarle al Estado de todo aquello que pudiera derrotar al enemigo, pero también que diera respuesta al fortalecimiento del proyecto de nación y de su factible implementación a nivel internacional cuando fuera necesario, es decir, el establecimiento de lo que hoy conocemos como globalización.

Centros de pensamiento como el Brooking Institute, Kennan Institute, Rand Corporation, Stratfor o Geopolítical Future son tan solo una muestra de lo que en materia de investigaciones para comprender el mundo de nuestros días, cuenta el Estado estadounidense. Pero este tipo de esfuerzos, no son solo para los EEUU, a nivel global existe la preocupación de cómo visualizar mejore estándares de vida para la sociedad internacional y es el caso de dos instituciones como lo son el World Economic Forum y la Conferencia de Múnich.

En el primero de los casos su orientación fue en el sentido de otorgarle a los hombres de negocios los mejores elementos analíticos con los cuáles se pudieran gestar negocios en diversas partes del mundo, sin embargo, gracias a los procesos de la globalización, dicho espacio de estudio ha ido evolucionando para realizar un trabajo exhaustivo conocido como Global Risk, en el cual se van fijando las tendencias de cuales son los tópicos a los cuáles se habrá de enfrentar los gobiernos nacionales.

Por su parte la Conferencia de Múnich, ha tenido como principal objetivo el ofrecer mejores aportes con referencia a las condiciones de la seguridad europea y de los impactos que está pueda tener para el proyecto de nación de capada país, lo cual cada vez ha ido orientándose a las propias necesidades de cómo el mundo ve a Europa y de cómo ésta mira hacia el resto de los continentes, de ahí la necesidad de que cada año se realice un Reporte de Seguridad de Múnich, que ofrece las respuestas a las problemáticas que se pueden ir presentando para el mantenimiento de la seguridad internacional.

Estos dos Think Tanks o centros de investigación estratégica, cada vez más son una fuente de consulta obligada de gobiernos, empresas y universidades, debido al rigor con el que llevan a cabo sus análisis y así ir definiendo por dónde el mundo se va dirigiendo; temas como el cambio climático, pandemias, crisis de la democracia o migración son estudiados a partir de los distintos fenómenos que se van suscitando en las diversas regiones del mundo y a los cuáles se les debe de dar una respuesta objetiva y real.

Los Think Tank junto a las corredurías, están llamadas a ser un referente de cómo entender al mundo, de cómo identificar las necesidades de las sociedades, pero también son un referente necesarios para la construcción de nuevos espacio de entendimiento de la propia evolución de los Estados-nacionales. En este entendido, México cuenta con varios espacios que cumplen la función de Think Tanks, como los institutos y Centros de investigación de la UNAM, del IPN y de algunas universidades privadas, sin embargo el esfuerzo debe seguir su marcha.

En este sentido es la importancia que la SEDENA cuente con el Instituto Mexicano de Estudios Estratégicos en Seguridad y Defensa Nacionales y la SEMAR en Instituto de Estudios Estratégicos de la Armada de México, que abonen en el conocimiento especifico de la realidad en la que vive México y de los impacto que desde el exterior pueden venir, con un solo fin; buscar que nuestra nación tenga los mejores análisis y estudios para darle la debida certidumbre al desarrollo nacional, que es necesaria en tiempos de la incertidumbre regional y global en la que se encuentra el mundo de nuestros días.