La semana que está por terminar, trajo consigo una serie de ajustes al tablero mundial, cuya relevancia es de importancia para la situación que prevalece en la seguridad internacional. Al respecto, se debe de considerar el relevo que ha tenido el gobierno británico luego que Boris Johnson perdió la confianza de su partido y del parlamento, luego de una serie eventos desafortunados (entre ellos, el realizar fiestas en la residencia oficial en 10 Downing Street, durante la parte más complicada de la pandemia), por lo que luego de haber llegado al poder el 23 de julio de 2019, ha dejado el cargo pasado martes 6 de septiembre.

-Publicidad-

Su sucesora es Liz Truss de 47 años, egresada de Oxford proveniente de una familia liberal, pero que tras haber cursado sus estudios en Filosofía, Ciencias Políticas y Economía, su posicionamiento político la ubicó del lado conservador.  Su ascenso al interior de este partido comenzó al lado del ex Primer ministro, David Camerón, cuando la postulo para ser candidata al parlamento y que al ganar su escaño (2010), le facilitó que para 2012, recibiera su gran oportunidad de pertenecer al gabinete como Ministra de Educación, para que dos años más tarde, se encargara de la cartera de Medio Ambiente.

Tras la caída de Camerón y su sustitución por Teresa May, se mantuvo en el animo de la nueva Primera Ministra, quien le encargó el ministerio de Justicia y posteriormente, ser la Ministra del Tesoro.  En este periodo de su carrera política, fue ferviente partidaria de la permanencia de Gran Bretaña en la Unión Europea, pero no duro mucho con esa opinión, pues cuando Boris Johnson se hizo cargo del liderazgo británico, su posición se mantuvo fiel a la de su jefe: Llevar a cabo el BREXIT.  Esto le ayudo a mantenerse en el primer círculo del poder en Westminster, pues le permitió ser colocada al frente del Comercio Internacional, que le abrió las puertas para establecer una infinidad de contactos con el sector empresarial y financiero de su nación como global, además de preparala para su siguiente encomienda, ser la Ministra de Asuntos Exteriores.

Este encargo lo asumió en medio de la crisis de la pandemia del COVID-19, además de revisar los últimos pormenores de la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea, pero más aún, tuvo un papel relevante desde los primeros momentos, cuando las ambiciones de Vladimir Putin, lo llevaron a invadir a Ucrania, tanto en su posición al frente de la política exterior de su país, pero al mismo tiempo, en la coordinación con sus anteriores socios europeos al interior de la OTAN.

Tras haber recibido el apoyo de los conservadores en el Parlamento británico, viajó a Balmoral, Escocia para ejecutar el debido protocolo de asumir su mandato frente a la Reina Isabel II y comenzar a establecer su programa de gobierno, el cual enfrenta las propias acciones para desgastar a la economía rusa y que ya tiene repercusiones en la cuenta pública británica, pues se considera que la inflación puede llegar al 18%, además de que se debe de estimular un cambio en las cadenas de producción, para sacar capitales tanto de la Federación Rusa como de su aliado, la República Popular de China, con quien Anglia, mantiene importantes nexos comerciales y financieros.

En ese sentido, su primer gabinete esta conformado de mujeres y hombres de toda su confianza para hacer recuperar el liderazgo británico en tiempos complicados, de ahí que ha nombrado a:

1.- Kwasi Kwarteng,  como su Ministro del Tesoro, nacido en Londres cuyos padres son ganeses, estudió en Eton College y en la Universidad de Cambridge, donde se doctoró en Historia Económica.

2.- James Cleverly, será su Ministro del Exterior, Su padre es británico y su madre de Sierra Leona. Ex soldado elegido al Parlamento en 2015, con una visión pragmática y ha sido representante diplomático para Europa y Medio Oriente, además, fue secretario de Educación al final del gobierno de Johnson.

3.- Suella Braverman,  ha sido  nombrada como Ministra del Interior, que se encargara de la seguridad del Estado, así como, de temas sensibles para la vida de Gran Bretaña como es la inmigración, educada en Cambridge, de 42 años, nacida en Londres de padres indios. Con Boris Johnson se desempeñó como Procuradora General.

4.- Therese Coffey, tendrá el importante cargo de Viceprimera Ministra, tendrá la tarea de mejorar y modernizar el Servicio Nacional de Salud, de igual manera, destaca, por ser católica practicante que ha votado de liberalizar el aborto.

5.- Nadhim Zahawi, será el Ministro de Relaciones Intergubernamentales, destacando que es el único miembro del gabinete nacido en Irak, que estuvo como Viceministro de Estado para el despliegue de la vacuna contra el COVID-19 en el gobierno de Johnson.

6.- Kemi Badenoch, es la nueva Ministra de Comercio, de origen nigeriano y estadounidense que se desempeñó como Ministra de Estado para la Igualdad al final del gobierno de Johnson.

7.- Rees-Mogg, estará al frente del Ministerio de Negocios, Energía y Estrategia Industrial, para los grupos ambientalistas es una alerta, pues el nuevo ministro es un convencido de la importancia de una ampliación de la exploración petrolera en el Mar del Norte. De padre británico y madre de Sierra Leona.

8.- Finalmente, Ben Wallace se mantiene como Ministro de Defensa, (fue cadete en la Royal Military Academy Sandhurst, en 1991 Wallace fue designado a la Guardia Escocesa como teniente segundo, entre 1991 a 1998, sirvió en Alemania, Chipre, Belice e Irlanda del Norte. En abril de 1993, capturó a toda una unidad de servicio activo del IRA. En 1996 fue ascendido a Capitán. En la noche de la muerte de la Princesa de Gales, fue miembro del equipo enviado a París para llevar el cuerpo de la Princesa a Londres).

Sin embargo, los cambios geopolíticos no dejaron de dar sorpresas, pues al mediodía de la Ciudad de México del 8 de septiembre, se puso en marcha la operación: El puente de Londres ha caído, es decir, el protocolo más temido tenia que ser aplicado, la Reina Isabel II había fallecido, luego de más de 70 años de reinado y ser participe de una diversidad de eventos como la Guerra Fría, la entrada y salida de su país a la Unión Europea, el proceso de descolonización y la creación de la mancomunidad de naciones, la caída de la Unión Soviética y la expansión de la globalización.

Sin embargo, el valor de la Reina Isabel II, no solo es, el haber convivido con 14 presidentes de EEUU y 15 Primeros Ministros de su nación, si no, convertirse en un símbolo de unidad nacional, que supo proyectar en su persona y reinado el Poder Nacional de un Estado que surgió para ser potencia, forever and ever, y como dijo la novel premier británica, Liz Truss: Isabel II fue la roca sobre la cual se construyo al reino.  God save the Queen, God save the King!!!

Y mientras tanto en Palacio Nacional, las corcholatas siguen su danza de la adulación, la Suprema Corte se subordina al ejecutivo federal y el otrora todo poderoso, partido de Estado el PRI, vende barato sus amores para salvar a su líder partidista… que lejos está México cada vez, de los grandes sucesos geopolíticos.