La participación ciudadana en el proceso electoral y, en particular, en la jornada electoral fue importante, cerca del 55%, aunque siempre querremos más.

Exitosa organización del INE, en tiempo y forma, en la preparación, la capacitación, el desarrollo, la difusión, e información de las encuestas de salida, el conteo rápido y el PREP, la novedad de INÉs y los mensajes del consejero presidente Lorenzo Córdova, mantuvieron la confianza y la certidumbre del ciudadano, a pesar de los ataques presidenciales. Hay INE autónomo y efectivo para rato.

-Publicidad-

Hubo delincuencia electoral con muertes políticas durante el proceso electoral, e incidentes violentos y ominosos, prácticas antidemocráticas, que no lograron afectar el buen desarrollo de la jornada electoral. La autoridad no ha respondido del todo bien ha estos eventos de delincuencia político electoral.

Habrá impugnaciones que deberán dirimirse en las instancias jurídico electoral es que podrían afectar algunos resultados electorales.

Las fuerzas se equilibran en la futura Cámara de Diputados, no hay mayorías absolutas, algunas simples, que llevan al necesario diálogo y acuerdo interpartidario. El nuevo rostro político electoral regional favorece a Morena con el triunfo de 11 gubernaturas y una más por su alianza; en la Ciudad de México, pierde Morena y gana la Alianza PAN-PRI-PRD; los congresos locales y las presidencias municipales hablan de alternancias, equilibrios y pluralidad.

Estas son las palabras que hablan las urnas, que generaron los ciudadanos al ejercer su voto: no se quieren absolutismos, ni autocracias, ni mucho menos dictaduras, si se quiere pluralismo, alternancia, equilibrio, diálogos respetuosos entre poderes, entre fuerzas políticas, entre autoridades y ciudadanos, por necesidad, interés o deseo.

A pesar de los resultados en donde todos han ganado algo, el presidente y su partido han mostrado que donde ganaron se lo merecían y en donde perdieron hubo campañas negras, y el reconocimiento presidencial a la delincuencia organizada ha sido un balde de agua fría para los ciudadanos. Extrañas y contradictorias acciones y palabras del poder, actitudes de insatisfacción que no miran adecuadamente la realidad nacional.

Hemos visto de qué están hechos los ciudadanos, las autoridades, los candidatos y los partidos. En democracia se gana o se pierde, con el voto se premia o castiga. Y si, los pueblos tienen los gobiernos que se merecen.