México. Ante la violencia e inseguridad que se vive en el país, el presidente Andrés Manuel López Obrador indicó que por ahora descarta aplicar un toque de queda en algunos municipios que son acechados por la delincuencia organizada.

Por otro lado, el mandatario indicó que al ser humanista no apostaría por la pena de muerte, pues desde su perspectiva es posible llegar a la paz sin recurrir a la violencia, por lo que indicó que su administración no acudirá a la guerra, a la desaparición, ni la violencia.

Relacionado: López Obrador, de acuerdo en que Guardia Nacional y Fuerzas Armadas puedan responder a agresiones

Por otro lado, durante la conferencia matutina, López Obrador pidió a las Fuerzas Armadas que se respete la vida y los derechos humanos de las personas.

NGF