México. En sus primeros discursos como presidente, Andrés Manuel López Obrador (AMLO) aseguró que México tendría un sistema de salud como el de Suecia, en donde el derecho a la atención médica está relacionada a la condición del ciudadano, esta es financiada con impuestos regionales. La provisión de servicios está descentralizada a nivel regional y se realiza mediante un conjunto de centros públicos y privados.

Los hechos, mostrados por la revista estadounidense Lancet, nos demuestran que estamos muy lejos de este panorama. La austeridad, la renuncia del director del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), la falta de medicamentos para personas con VIH, la escasez de camas en algunas clínicas.. son algunos ejemplos del estado actual que vive el sistema de salud mexicano.

-Publicidad-

LA DENUNCIA
Todo esto quedó mas a la vista cuando el pasado 23 de mayo, el médico cirujano Pablo Ledezma publicó una carta en su cuenta de Facebook, es el Jefe de Cirugía Oncológica del Hospital Infantil de México Federico Gómez (HIMFG).

En el escrito aseguraba que tiene «muchísimos pacientes, a la vez un tiempo y espacio limitados. Aún así, nos las arreglábamos para mantener la mayor productividad, con la mayor calidad y seguridad». Situación que empeoró con la entrada de la 4T, ya que «en febrero pasado me pidieron que acotara aún más que pacientes pueden ser atendidos en el HIMFG por mi servicio. En marzo nos disminuyeron el tiempo para cirugía electiva, debido a reducción en el personal de enfermería».

Aclaró que esta medida era algo «gravísimo. Una publicación reciente de CENSIA revela que de todos los centros oncológicos pediátricos acreditados por el Seguro Popular, solamente el HIMFG y el INP alcanzan resultados equivalentes al primer mundo«.

AUSTERIDAD CONTRA LA SALUD
La decisión tomada por AMLO ha sido la de quitar recursos a diferentes sectores, incluyendo el de la salud, justificando esta acción con la idea de que quiere exprimir lo que él considera la corrupción desenfrenada dentro del sistema de salud. Para poder hacer esto efectivo, el gobierno de López Obrador dijo que centralizará la compra de productos farmacéuticos para frenar la corrupción y conseguir mejores precios.

SUEÑOS GUAJIROS
Según palabras de Obrador, los objetivos que tenía trazados era ampliar el acceso a la salud, además de crear un sistema de salud universal para poder cubrir a todos los mexicanos, por medio de una sola institución en lugar de tener sistemas separados de seguridad social para trabajadores del sector privado y público, junto con la salud federal y estatal, y así poder darles atención médica a quienes carecen de cobertura.

AMLO también prometió bajar el costo de los productos farmacéuticos, algo que llevo hasta el extremo, ya que incluso en algunas clínicas no hay los medicamentos suficientes para los usuarios.

Otro tema importante es la atención hacia personas infectadas con VIH, quienes han padecido la falta de medicamentos retrovirales para poder atacar la enfermedad.

Josué, publicista infectado con VIH, declaró en mayo pasado que el director de la Clínica Condesa, especializada en atención a enfermos de VIH, aseguró que «solo hay abasto para un mes, que solo se hizo la compra por ese tiempo, como una medida emergente. Pero no se ha hecho la compra consolidada a nivel nacional por todo el año«.

Así podemos darnos cuenta de que nuestra realidad en el sector salud esta muy lejana de lo que prometió el tabasqueño y que de nuestra comparación con Suecia no podemos ni hablar.

EHS