Hoy no hay malas ni feas, así que hay les van tres películas que vale la pena ver.

LA BUENA

Las Niñas Bien – Dir: Alejandra Márquez Abella

Más que una adaptación, Las Niñas Bien, el segundo largometraje de Alejandra Márquez Abella, es un trabajo inspirado en el libro homónimo de Guadalupe Loaeza. Aquí veremos la historia de Sofía, una mujer de la alta sociedad mexicana de inicios de los ochenta en la Ciudad de México y que está por vivir la gran crisis económica del sexenio de López Portillo.

El resultado es bastante bueno. Más que la narrativa de una historia, estamos en un minucioso estudio de personaje donde Ilse Salas, en el papel de Sofía, brilla absolutamente en la representación de la angustia casi existencial de esta mujer que está apunto de perder todo aquello que la define: ser una sumisa mantenida por el marido, todo un lujo para aquellas que podían costearlo.

Con una gran representación de época donde los vestuarios se convierten en un personaje más, Las Niñas Bien es un triunfo de narrativa gracias a las decisiones estéticas de la directora, que no se decanta por el relato directo sino por la realidad fragmentada, la voz en off, el fuera de foco y todo aquello que sume a la atmósfera de desasosiego y pérdida de la identidad que sufre Sofía. Todo un triunfo.


 
 

LA BUENA

Peleando con mi Familia – Dir: Stephen Merchant

Basada en el caso real de Saraya Knight, una de las campeonas más jóvenes en la lucha libre profesional de la WWE, Peleando con mi Familia cuenta la historia de cómo Saraya vive con una familia obsesionada con la lucha libre en su natal Norwich, Inglaterra, donde organizan peleas populares que son todo un éxito en la comunidad.

Un buen día un promotor de la WWE llega a Norwich buscando nuevos talentos. Saraya y su hermano Zak hacen las pruebas, pero sólo la seleccionan a ella. Es aquí donde la película muestra sus verdaderas intenciones: al mostrar el periplo de Saraya, quien padece por su propio éxito, nos muestra una interesante e importante historia feminista donde una chica debe luchar por encajar en un mundo dominado por hombres o mujeres que parecen modelos (las luchadoras de la WWE).

La película es un absoluto deleite de humor, en una historia entrañable y divertida que no por ello deja de ser inteligente a la vez que se convierte en un mensaje feminista en una historia peculiar digna de contarse.


 

LA BUENA

Ben is Back – Dir: Peter Hedges

Con apenas 22 años de edad, Lucas Hedges se ha convertido en todo un actor revelación y uno de los mejores actores de su generación. Sírvase ver su trabajo en Manchester by the Sea, Boy Erased y ahora en esta nueva cinta, Ben is Back.

El Ben del título (Lucas Hedges) es un adolescente que de improviso llega a su casa sin previo aviso en vísperas de Navidad. Su presencia perturba el orden familiar puesto que Ben es un drogadicto que supuestamente se encontraba en una clínica de rehabilitación.

Con más escepticismo que amor, su madre (Julia Roberts, espectacular) lo recibe con los brazos abiertos bajo la condición de jamás despegarse de él, toda vez que las últimas veces el adolescente ha tomado de pretexto las visitas familiares como una vía para abastecerse de droga.

El show aquí no es tanto la historia, sino el relato, puntual y bien armado, que además nos entrega dos actuaciones que son de lo mejor que va del año, la del ya mencionado Lucas Hedges, quien en no pocas ocasiones se roba la película y se pone al tú por tú con una Julia Roberts que tampoco desmerece sino al contrario, muestra aquí su veta de gran actriz.