Desde que Andrés Manuel López Obrador tomó posesión como Presidente de la República –el pasado 1 de diciembre de 2018–, se ha olvidado de algunas cosas que como opositor a expresidentes se empeñó en descalificar durante años.

Su llegada al poder no significó lo que él nos venía prometiendo desde su campaña electoral; el supuesto cambio de régimen, acabar con la corrupción, son algunas de las “maromas políticas” del tabasqueño.

Aquí en Contrapeso Ciudadano te hacemos un recuento de los temas que AMLO ha cambiado radicalmente de postura respecto a sus tiempo de opositor y ahora que está en la Presidencia.

  • Cuotas partidistas en la Suprema Corte

El sexenio anterior, López Obrador criticó arduamente la designación de los ministros, cabe mencionar que en 2015 el tabasqueño se refirió al nombramiento de Javier Laynez como “achichincle de Peña Nieto”, además de asegurar que “el Poder Judicial es un apéndice, no es independiente de la mafia del poder”.

Sin embargo, de esto ya se olvidó el oriundo de Macuspana, ya que el pasado viernes 1 de febrero mandó su terna para sustituir a la ministra Margarita Luna Ramos en la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), entre las que se encuentran: la ex diputada de Morena Loretta Ortiz; la ex candidata de Morena al gobierno de Querétaro, Celia Maya; así como Yasmín Esquivel Mossa, esposa de José María Rioboó, quien es considerado el contratista favorito de López Obrador. 

Ante esto, también en 2015, AMLO llegó a prometer que una vez que Morena triunfara, los ciudadanos serían los encargados de elegir a los ministros de la Corte.

Una promesa más incumplida, además, todo parece indicar que tendrá “ministra carnala”.

  • Fiscal Carnal

En 2017, Morena y los otros partidos de oposición obstaculizaron el “pase automático” del entonces Procurador Raúl Cervantes a la Fiscalía, argumentado que la Fiscalía debía ser independiente, y la cercanía de Cervantes con el presidente Peña anularía cualquier posibilidad de independencia. Sin embargo, ahora tenemos a Alejandro Gertz Manero como “fiscal carnal” de AMLO.

  • Su postura sobre Trump

Cuando figuraba como precandidato a la Presidencia, López Obrador, aseguró que habría respeto para el mandatario estadounidense, Donald Trump, siempre y cuando él tuviera respeto hacia los mexicanos. Además, dijo que de haber una declaración fuera de contexto del magnate; él respondería de manera directa.

Sin embargo, aquí va otra promesa que no cumple, ya que la semana pasada Trump comparó a México con Afganistán y lo único que respondió nuestro presidente fue un simpleno quiero decir nada. Respeto, yo respeto”.

  • Militarización del país

El tabasqueño fue un crítico reacio ante las estrategias de seguridad de los expresidentes Enrique Peña Nieto y Felipe Calderón. Como candidato López Obrador ofreció retirar de las calles a los militares que, desde hace décadas, realizan labores policiales en varias ciudades de México; sin embargo, una vez nombrado presidente electo esta decisión cambió rotundamente con el anunció de la creación de la Guardia Nacional.

  • Privatización del campo militar

En el sexenio de Peña Nieto, gracias a la presión de morenistas, se detuvo la “privatización” del Campo militar 1-F con “valor histórico”; sin embargo, el presidente López Obrador confirmó la venta de parte de los terrenos de la Base Militar 1-F que se encuentra en la zona de Santa Fe, en la Ciudad de México.

De las 150 hectáreas que se tiene de extensión en el predio, en 30 de ellas se llevarán a cabo labores de urbanización para después vender los inmuebles y obtener así entre 20 mil y 30 mil millones de pesos, los cuales servirán para financiar la Guardia Nacional.


Todo esto lo ha realizado en apenas 67 días como Presidente de la República, ¿será que habrá más “maroma política» de AMLO?