Este jueves se dio a conocer una serie de videos que aparentemente contradicen la versión de la jóven que presuntamente sufrió abuso sexual por parte de 4 policías en la alcaldía Azcapotzalco. Videos que inmediatamente aprovechó la Procuraduría General de Justicia para desmentir las acusaciones en contra de los policías.

Te puede interesar: Acusan a 4 policías de abusar sexualmente de una joven en Azcapotzalco

Pero… ¿Cómo es posible que hagan eso? Esta pregunta surge debido a que de acuerdo con Claudia Sheinbaum, la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, 6 policías fueron suspendidos al haber sido identificados y señalados como parte de los agresores de la joven de Azcapotzalco.

A lo anterior debemos sumarle las declaratoria de la misma PGJ que mencionó que era prácticamente  imposible identificar a los uniformados sin la declaración de la menor de edad que fue abusada sexualmente. Claro, esto lo declararon antes de que Sheinbaum hiciera el anuncio.

“A pesar de todas las pruebas que hemos recabado hasta el día de hoy, no no se ha podido ubicar a los probables responsables, por lo que es indispensable que la víctima colabore con las investigaciones, sin embargo, bajo el principio de mayor protección y trato humanitario, respetaremos los tiempo de recuperación emocional de la víctima y su decisión en todo momento”, señaló el vocero de la PGJ, Ulises Lara López el pasado 13 de agosto.

Horas después Sheinbaum confirmó la suspensión de 6 policías y un día después, resulta que los videos muestran que no hubo ningún tipo de abuso sexual.

De nuevo preguntamos ¿Cómo fue posible la suspensión de los policías? Sí de acuerdo con lo dicho la mañana de este jueves por la PGJ, al parecer nunca hubo policías y no hubo abuso sexual.

Te puede interesar:  F1 podría mantenerse en México sólo con IP

Lo anterior puede significar una sola cosa, que la jefa de gobierno Claudia Sheinbaum suspendió a los policías para evitar seguir con manifestaciones en su contra, en contra de la PGJ y en contra de Jesús Orta a quien recientemente bañaron en diamantina por no dar resultados.

Es decir, se fabricaron culpables para mantener a raya la opinión pública, específicamente la opinión de las mujeres que son quienes han tomado las calles en los últimos días y semanas.