La semana pasada se dieron a conocer imágenes que demostraron, una vez más, el espíritu delictivo del feminismo que sigue contaminando los espacios universitarios.

Las fotos y los videos demostraron los destrozos perpetrados en la Preparatoria 9 (UNAM), cerrada por cerca de dos meses dizque en son de protesta por los supuestos actos de acoso sexual en contra de las alumnas. Como siempre, las pruebas brillaron por su ausencia. Muchas acusaciones, cero demostraciones. Se trata del espíritu dogmático e irracional inherente al feminismo.

Todo el mundo está obligado a creerles. Todo mundo está obligado a “creer”, verbo fundamental de los dogmas y las religiones.

Lo más triste y decepcionante es que esto sucede en los espacios educativos en donde, supuestamente, a los alumnos se les enseña lógica y método científico. ¿De qué están sirviendo entonces esas instituciones si no están formando mentes para la ciencia? Mejor sería cerrarlas definitivamente y que los chamacos estudien la preparatoria en línea… ¡hasta ahorros generaríamos para el país y la UNAM!

Y, por supuesto, las autoridades universitarias siguen mostrándose incapaces ante la delincuencia feminista, al grado de ser también responsables por los delitos cometidos. Enrique Graue y Cía. deben ser procesados por delitos de comisión por omisión: por ser autoridades, son responsables de todos los delitos que se cometan y se sigan cometiendo debido a sus omisiones de cuidado y salvaguarda.

Pero en este país de devoción a lo “políticamente correcto”, las leyes sirven para un carajo: las propias autoridades las violan.

Ah, claro, la UNAM quiso soslayar el bulto y presentó una denuncia ante la Procuraduría capitalina sobre los daños ocasionados en la Prepa 9, contra quien o quienes resulten responsables, como si no bastara le continua flagrancia para que las autoridades capitalinas de MORENA actuaran de inmediato.

¡Pero qué van a actuar si nunca lo han hecho y nunca lo harán!

Te puede interesar:  La extrañísima renuncia de diputados perredistas

Las pandillas feministas han vandalizado a la ciudad todo lo que han querido, porque tienen patente de corso por parte de las autoridades venales y cómplices de MORENA.

MORENA apadrina y protege a la delincuencia feminista… ¡las deja hacer y les garantiza impunidad!

Las feministas se quejan de delitos que no prueban, mientras ellas cometen delitos más que probados, porque se cometen en flagrancia, y las autoridades gubernamentales de MORENA simplemente se muestran omisas… ¡ah, qué bonita democracia!

Y así, las autoridades capitalinas de MORENA todavía se atreven a hablar de “Estado de Derecho”. ¡Qué poca madre!

¿Ya vamos entendiendo de qué se trata esa cosa llamada “justicia con perspectiva de género”?

 

Facebook: Carlos Arturo Baños Lemoine

Twitter: @BanosLemoine