En el transcurso de esta semana, más de dos millones de ucranianos, en su mayoría mujeres, ancianos, niñas y niños; han tenido que dejar sus hogares, sus escuelas, sus fuentes de trabajo y patrimonio, frente al asedio que han venido ejerciendo las tropas rusas.  De igual manera, se ha puesto en zozobra, la seguridad nuclear a causa de haberse gestado ataques rusos muy cerca de los reactores de la planta de Chernobyl (su nombre oficial, Vladímir Ilich Lenin,  26 de abril de 1986), que si bien, desde la cadena de errores que provocó su explosión, no funciona, se mantiene material fisionable en sus reactores.

Pero además de ello, los corredores humanitarios en diversas regiones de Ucrania, no han tenido el éxito deseado, por el incumplimiento de las fuerzas rusas de mantener un cese al fuego, más aún, la catástrofe que acecha a esta nación, se refleja en lo que acontece en la ciudad y puerto de Mariúpol, que casi ha quedado destruida, como ha sido una maternidad con trágicos sucesos (la OMS tiene registrados 24 incidentes comprobados de ataques a unidades sanitarias, dejando 12 muertos y 17 muertos hasta el 10 de marzo de 2022).  Mientras tanto, la cadena oficialista de Moscú, RT News, ofreció un mensaje del canciller Sergei Lavrov, que asegura que los ataques a hospitales y a viviendas, es mera propaganda occidental, como también aseveró, que no hay guerra, solo un proceso de desnazificación, la diatriba del discurso oficial, repetido mil veces, para intentar borrar lo que es evidente y difundido  por medios de comunicación y por quienes sufren la agresión rusa, haciendo uso de las redes sociales.

-Publicidad-

En este discurso de odio de Vladimir Putin y de Lavrov, hacen patente que Ucrania es una traidora, pero la pregunta obligada es. ¿Quién traiciona a quien?, Las primeras referencias de Kyiv, son del año de 482, como una villa en la ruta que tenían los pueblos escandinavos hacia Constantinopla, asentándose sobre las actuales márgenes del río Dniéper, mientras que Moscú, su origen data hacía 1147 sobre el río Moscuva de dónde ha tomado su nombre, luego entonces, entre una y otra ciudad, hay 665 años de diferencia. ¿Quién miente?, cuándo fue Kyiv la que dio origen a Rusia y es hoy la señalada y estigmatizada por el discurso totalitario de Moscú.

Este tipo de discursiva y del manejo a conveniencia por una de las partes, de los hechos históricos, hace reflexionar a la propia teorización geopolítica. Desde que en 1899, Rudolf Kjellén, estableció el concepto y esto allanó el camino para la reflexión teórica, conceptual y metodológica, mucho se ha venido logrando para que este campo de conocimiento, esencial para la seguridad nacional e internacional, se han estableciendo diversas posturas para la comprensión y el quehacer de los Estados-nacionales.  Los padres fundadores, sin duda alguna, constituyeron una postura a la que se le considera clásica y realista, mientras que en una segunda etapa, a partir de la década de 1970, emergió la faceta crítica, cuyos principales exponentes son europeos (británicos, franceses, italianos y españoles, ante todo), dentro de estos debates académicos, los estudiosos rusos de la geopolítica, definieron una postura del euroasianismo, que buscaba contrastar la geopolítica de occidente, encasillándola a lo que le nombraron atlantismo.

Si desde estas posturas, se busca dar respuesta a lo que está aconteciendo en Europa del Este, no es tan fácil dar una réplica que sea la más acorde a los tiempos que vivimos y más aún cuando los EEUU, han reaccionado al lado de la Unión Europea y la OTAN, con mucho tacto y logrando cercar las pretensiones expansionistas de la Federación Rusa.  En los primeros días del conflicto, no se aceptaban los informes de la inteligencia estadounidense, británica o francesa, con respecto a las claras intensiones de Rusia sobre Ucrania, se advirtió de la alianza con Bielorrusia de lo que estaba por acontecer y los especialistas lo desecharon tras la salida estadounidense de Afganistán.  Hoy Ucrania simboliza el muro de las pretensiones de la stalinización de Rusia, como bien lo establece el semanario británico The Economist.

Lo cierto es que hoy requerimos de la visión holística de la geopolítica, sumar los diversos elementos de los principios que estableció tanto Alfred T. Mahan, como Sir Halford Mackinder y Nicholas Spykman, pero también, de William Pasley (precursor del pensamiento geopolítico británico a mediados del siglo XIX), en esa asimilación de conocimientos, no podemos dejar de lado, a Immanuel Wallerstein, Henry Kissinger, Ian Bremmer, Francis Sempa, Saul B Cohen, como al propio Zbigniew Brzezinski, e incluso al propio Alexander Dugin.

Esta fusión de conceptos, teorías y métodos, nos acercan más a una serie de condiciones que se observan cada vez más claros, en esta guerra. Para algunos todo será a causa del control petrolero, para otros, los granos y recursos estratégicos para las tecnologías de la 5G, pero también no se debe soslayar, las pugnas al interior de la iglesia ortodoxa, (recordar cuando el patriarca Bartolomé I y metropolitano Epifanio, jefe de la Iglesia ortodoxa de Ucrania, firmaron la independencia religiosa ucraniana, en la catedral de San Jorge, en Estambul, Turquía, el 5 de enero de 2019), un hecho a tomar muy en cuenta, sin soslayar la importancia cultural, como es separar los idiomas ucraniano del ruso.

Pero al mismo tiempo recuperó para cada nación de Europa, el sentido de unidad de verse amenazada por el eterno enemigo, de ahí las prontas y eficaces acciones de la Unión Europea y de la propia OTAN para generar las condiciones, mediante las cuáles se le dio el total respaldo al gobierno del presidente Volodymyr Zelenski, que van, desde la parte diplomática con las sanciones de la ONU vía la Asamblea General, hasta el cierre de operaciones del sistema NordStream 2, la salida de empresas como McDonald’s, Adidas, Volkswagen, Nike, Netflix, Zara, IKEA, Rolex, como también, la suspensión de la Federación Rusa del Banco de Pagos Internacionales, (dirigido por Agustín Carstens), el retiro del banco estadounidense Goldman Sachs, el cerco financiero sobre los oligarcas como Roman Abramovich, dueño del Chelsea.

Si esto es un golpe duro a la economía rusa, también lo es el anuncio del Presidente Joseph Biden, para no comprarle hidrocarburos de manera inmediata, a lo que se ha sumado Gran Bretaña, que terminará sus contratos con Moscú en diciembre y así tener tiempo para buscar otros proveedores. Asimismo, no se puede soslayar, la reunión de este viernes, en Versalles, Francia; por parte de los líderes europeos para buscar las estrategias más adecuadas, para quitarse el yugo energético ruso lo mas pronto posible y hacer la transición energética que se estableció el año pasado en Glasgow, Escocia.

Y en un hecho inédito, el acercamiento de EEUU con Venezuela (produce máximo 800.000 barriles diarios de petróleo y podría llegar a producir 950.000 barriles diarios), ayuda a algunas refinerías estadounidenses del golfo de México (Texas) que usan petróleo ruso, como también, a otros países europeos que en esta nación sudamericana, aún tienen intereses como son Italia vía ENI y España con REPSOL, sumado al acercamiento a Irán (recuperando las negociaciones de la administración Obama en materia de energéticos), sin duda una gran jugada estratégica, que también es muy peligrosa. Y finalmente el cerco se cierra con la calificadora Fitch (británica), que degradó la deuda rusa a grado C, que simboliza que los bonos de deuda de Rusia son basura, aumentando el riesgo para Moscú de un inminente Default, por las sanciones en su contra, pues para este 16 de marzo, Rusia debe pagar 107 millones de dólares y tiene máximo, 30 días para hacer el pago respectivo.

La geopolítica se transforma, teórica y conceptualmente, se vuelve holística y el tablero mundial, adquiere una nueva dimensión frente al estratega ruso, veremos su siguiente jugada pronto, mientras tanto, en Palacio Nacional, debe afrontar la resolución del Parlamento Europeo que pide garantías a la integridad de los periodistas y un incremento de la violencia en diversos estados de la federación como Michoacán. Como cada mañana, tendrán otros datos al respecto.