México. En México, uno de los temas que más inquieta a la iniciativa privada es la inseguridad, cuyos niveles no han disminuido desde que el nuevo gobierno asumió sus funciones.

El 80% de los robos que ocurren en estados como Veracruz, Jalisco, Chihuahua, Tamaulipas, Tlaxcala, Michoacán, Puebla, Estado de México y Ciudad de México, se debe al asalto de transporte público y de carga.

Aunque la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, que dirige Alfonso Durazo, tiene la disposición de trabajar para disminuir los índices delictivos, todo indica que será una labor que rendiría frutos a largo plazo.

Una de las consecuencias de la inseguridad que impera en el país, es el aumento en la contratación de los servicios de seguridad privada, que crece a un ritmo del 15% anual, por parte de las empresas y ciudadanos.

Alexis Langagne Fasén, director general de Prosegur Security Latam Norte, asegura que México es un país que requiere de servicios especializados de seguridad y tecnología en diversos ámbitos.

“Actualmente, en México solo Prosegur se dedica a brindar soluciones integrales de seguridad hechas a la medida para cada cliente”, comentó Langagne, quien considera que se debe generalizar una cultura de inversión en seguridad preventiva, en lugar de tomar medidas reaccionarias y “vivir de análisis forenses”.

Incluso, organismos como el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) han recurrido a establecer acuerdos con organizaciones de seguridad privada como Agrupaciones de Seguridad Unidas por un México Estable (ASUME), con la finalidad de resguardar la integridad de las empresas al asegurarse que están legalmente constituidas, son formales y tienen la capacidad técnica, operativa y financiera.

Te puede interesar:  AMLO vs seguridad privada en administraciones pasadas... pero no cancelará

Para Langagne los servicios de seguridad han cambiado. Ya no es un tema de “policías y ladrones”. Ahora, la gestión de dichos servicios pasa por “tres fases”.

La primera es entender la cadena de valor del cliente. La segunda, entender sus necesidades operativas para colocar sus productos y servicios y, finalmente, conocer los riesgos asociados de acuerdo a la operativa de su negocio.

Se estima que mientras la inseguridad siga en aumento y rebasando a las dependencias correspondientes, los servicios de seguridad privada continuarán en aumento en todo el territorio nacional.