México. Hace un año, el pasado 24 de diciembre de 2018, en víspera de Navidad el país volteo la mirada al estado de Puebla al anunciarse la muerte de la recién gobernadora de esa entidad, Martha Érika Alonso, quien iba en compañía de su esposo el Senador Rafael Moreno Valle, y su asistente Héctor Baltazar Mendoza, así como el piloto y copiloto de la aeronave, el capitán Roberto Coppe Obregón y el copiloto Marco Antonio Tavera Romero.

Este tipo de accidentes no es el primero en darse en el país, entre el año 2001 y 2018 se ha registrado al menos 61 personas fallecidas en accidentes aéreos entre ellos Secretarios de Estado, Gobernadores, funcionarios de gobierno, empresarios y gente del espectáculo.

-Publicidad-

La polémica detrás de las muertes de los funcionarios públicos así como las especulaciones de los casos, siempre son parte de estos sucesos, ya que en el caso de la gobernadora panista la tensión política que había en Puebla luego de ganar la elecciones y elecciones extraordinarias de esa entidad aún era un tema fresco en la opinión pública.

Algunos de los casos que más polémica causaron fueron tales como el de Ramón Martín Huerta, secretario de Seguridad Pública durante el sexenio de Fox y uno de sus hombres más cercanos, quien murió en el año de 2005 tras el desplome de su helicóptero en el que ocho personas más perdieron la vida.

Este suceso no descartó la idea de que hubiese sido un accidente provocado ya que la creación de la nueva policía penitenciaria el reforzamiento de las medidas de seguridad de los centros penitenciarios federales.

Esto se reforzó con la falta de información oficial en torno a lo ocurrido, situación que se prolongó por casi siete horas, lo que propició que los medios de comunicación surgiera todo tipo de especulaciones, y aunque sin confirmación gubernamental se habló de un posible atentado, ya que en las últimas semanas el líder del Cártel del Golfo, Osiel Cárdenas Guillén, quien se encuentra preso en La Palma, habría amenazado de muerte -a través de terceros- a altos mandos de la SSP federal y de la CNDH.

Asimismo el cuatro de noviembre de 2008, durante el mandato de Felipe Calderón, el entonces secretario de Gobernación Juan Camilo Mouriño, viajaba de San Luis Potosí a la Ciudad de México en un avión Learjet 45, el cual después de 42 minutos de vuelo se desplomó sobre el en Monte Pelvoux y Ferrocarril de Cuernavaca, en la colonia Lomas de Chaputepec, de la entonces delegación Miguel Hidalgo.

De este caso sobresale una posible venganza por la captura de Jesús Reynaldo Zambada García, hermano del Ismael el “Mayo” Zambada. Su muerte fue pronosticada en redes sociales por el usuario “Morf0” quien escribió en twitter “Mañana a las 11/11 les caerá un secretario del cielo… evite reforma”.

De igual forma aun con Calderón en la presidencia, la polémica aumento cuando el sucesor de Mouriño en la Secretaría de Gobernación, José Francisco Blake Mora, murió de la misma manera, con la misma teoría, un desquite por la detención de Ovidio Limón Sánchez, un importante operador de «El Chapo» Guzmán.

Las sospechas hechas por la opinión pública aumentaron luego de que el último tuit de Blake fuera en conmemoración a su antecesor Juan Camilo Mouriño.

MEVS