Se trató de un engaño deliberado.

         Una mentira que engatusó hasta a los más pintados.

-Publicidad-

         Una patraña “leguleya” pactada en Palacio y operada en la Suprema Corte que está bajo el control presidencial.

Un engaño que pretende hacer creer a los incautos que la “Ley Bartlett” y la Reforma Eléctrica cuentan con el respaldo de la Constitución.

         Lo cierto, sin embargo, es que se tata de una más de las miles de mentiras que desde el poder presidencial se propagan para sorprende a los despistados y a quienes gustan del engaño.

         Y es que a pesar de la escandalera mediática, lo cierto es que el resolutivo del pleno de la Suprema Corte del pasado jueves –que declaró que según cuatro Ministros, la Ley Bartlett no violenta la Constitución–, no es más que respuesta del Máximo Tribunal al promotor –sólo uno de ellos–, de la Acción de Inconstitucionalidad.

Es decir, que a pesar del cacareo y de la supuesta victoria de López Obrador, lo cierto es que La Corte deja intacto el derecho de todos y cada uno de los mexicanos para promover tantos amparos como crean necesarios contra la Ley Bartlett.

         Pero el engaño es mayor si recordamos que siete ministros declararon que la Ley Bartlett viola la Constitución –una abrumadora mayoría de siete contra cuatro–, y que esos siete integrantes del colegiado aportaron los mejores argumentos posibles para que sean ganados todos los amparos contra la Ley Bartlett.

Más aún, la solidez de los argumentos de los siete ministros que no se alinearon a los deseos del dictador López, “son oro molido” para el debate legislativo contra la Reforma Eléctrica que mandó Obrador al Congreso y que se podría discutir en los próximos días en la Cámara de Diputados.

En otras palabras, resulta que la presunta victoria de la Ley Eléctrica de AMLO en la Corte, en realidad es una derrota para la Reforma Eléctrica que espera ser discutida en el Congreso…

Pero para entender el tema a cabalidad, vamos por partes.

1.- Lo primero que debemos recordar es que la Constitución no faculta a la Corte para declarar constitucional o no una Ley.

2.- En realidad la Acción de Inconstitucionalidad se refiere a los agravios a la Constitución expresados por quien promovió la Ley.

3.- A su vez, el artículo 105 constitucional establece que para que prospere la Controversia Constitucional o la Acción de Inconstitucionalidad, se exige una mayoría de por lo menos ocho votos de los ministros de la Suprema Corte.

4.- Como ya se dijo, a pesar de que una mayoría de siete ministros declararon que la Ley Bartlett violenta la Constitución –y a pesar de que siete es una mayoría abrumadora del total de 11 ministros–, la respuesta de La Corte al promotor de la Acción de Inconstitucionalidad es que no se cometió agravio alguno…

5.- Sin embargo, la respuesta de la Corte es “sí y sólo sí” para uno solo de los muchos recursos de Controversia Constitucional. Es decir, que todos los mexicanos, los 90 millones de mayores de edad, pueden presentar un amparo contra la Ley Bartlett.

6.- Y las posibilidades de que todos ganen el amparo es 100 de 100. ¿Por qué? Porque siete Ministros del Pleno de la Corte declararon que la Ley Bartlett “si” viola la Constitución.

7.- Eso significa que si los abogados que tramiten los amparos contra la Ley Bartlett retoman los argumentos de uno o de los siete Ministros del Pleno de la Suprema Corte, tienen garantizado que ganarán el amparo.

8.- Y es que los argumentos de los ministros son intocables e inatacables y los jueces de distrito y los colegiados que resuelvan los amparos deberán tomarlos como la norma a seguir.

9.- Lo más interesante del asunto es que esos mismos argumentos de los siete ministros que concluyeron que la Ley Bartlett es violatoria de la Constitución, serán esgrimidos en el debate de la Reforma Constitucional que se discutirá en breve en el Congreso.

Queda claro, que no existe tal victoria de la Ley Bartlett y menos del presidente Obrador.

Queda claro que tanto La Corte como el presidente Obrador engañan a los mexicanos cuando dicen que el Máximo Tribunal declaró constitucional la Ley Bartlett.

Y queda claro que no existe nada para nadie y que la Ley Bartlett y la Reforma Eléctrica pueden ser derrotadas con la mano en la cintura.

Se los dije.

Ricardo Alemán