La osadía de la Delincuencia Organizada (DO) que perpetró el atentado contra Omar García Harfuch, Secretario de Seguridad Ciudadana (SSC) de la CDMX, a la altura de Paseo de la Reforma,  dejó un mensaje “entre líneas”… Es probable que esta acción violenta tenga motivos pasionales con ligera “esencia femenina” o laboral ¿La planeación del ataque se gestó desde la institución policial?

Al calor de la adrenalina y bajo una fuerte carga emocional, el herido jefe de la policía capitalina expresó a través de twitter: “Esta mañana fuimos cobardemente atacados por el CJNG, dos compañeros y amigos míos perdieron la vida, tengo tres impactos de bala y varias esquirlas. Nuestra Nación tiene que continuar haciéndole frente a la cobarde delincuencia organizada. Continuaremos trabajando.”

-Publicidad-

 

Ahora bien, los postulados son diversos: ¿Qué implicaciones representa la emboscada para un funcionario policial de primer nivel en una zona de control en la CDMX? ¿Fue un asunto político o tal vez la consecuencia de diversas detenciones? De dos cosas podemos estar seguros: Quien (es) ordenaron el atentado proporcionaron una misión: asesinar o dejar huellas de por vida en Omar García Harfuch. De manera contraria, sólo el Secretario conoce el origen y por qué ocurrieron estos hechos. Mientras los datos preliminares refieren 19 detenidos y trasladados al reclusorio sur. Así como dos elementos del equipo de ayudantía y una ciudadana fallecidos. Existen consideraciones importantes:

Primera. La colonia Lomas de Chapultepec se ubica en el poniente de la CDMX… es una de las zonas más vigiladas y monitoreadas por su alta plusvalía. ¿Porqué efectuar una emboscada con escasa probabilidad de éxito? Algo no coincide.

Segunda: El tipo de armas (fusil Barret Calibre .50, ametralladoras y lanzagranadas) refleja la presencia inequívoca de la DO, quienes tenían información privilegiada sobre la logística y nivel de blindaje de la unidad en la que viajaba el funcionario. Se trató de ¿Fuego amigo? o ¿Quizá el pago de una afrenta?

Tercera. Sin denostar el trabajo de las “escoltas” que al repeler la agresión protegieron la vida de Omar García Harfuch. El tiempo de reacción de la policía capitalina es en promedio de dos o tres minutos, entonces no tuvieron tiempo para terminar de descargar el armamento y huir. También se presume que los sicarios no accionaron el arsenal contra la policía capitalina. ¿Por qué?

Esta emboscada genera diversas reflexiones: “Si un Secretario de Seguridad no garantiza su seguridad personal” ¿Qué puede esperar la sociedad?

Este inédito ataque refleja el estado de vulnerabilidad que se encuentra la Seguridad Pública en México.

Los recursos con los que cuentan las autoridades, tomadores de decisión, jueces deben de ser acordes para contrarrestar a la DO en estrategia táctica, recursos humanos y materiales (unidades blindadas). De lo contrario no serían suficientes para sobrevivir a un ataque frontal por parte de estas organizaciones criminales.

 

En fin, este osado ataque sucedió “diferente”. Quizá en la trayectoria policial de Omar García Harfuch, no encontrarán la respuesta. En cambio, en las rencillas de pasionales es posible que emerja la verdad. Dejemos las especulaciones y que inicien las investigaciones…La intención de la DO fue clara: “podemos llegar a donde sea y atacar a cualquier funcionario”.

 

El gobierno federal en coordinación con las entidades federativas debe realizar un giro vertiginoso en la estrategia para combatir la inseguridad, reducir los índices delictivos y desarticular las estructuras criminales. Sin simulaciones de datos. Debe de invertir en el desarrollo de capacidades institucionales.

 

Pronta recuperación al secretario que sin ser héroe, menos villano… los mexicanos coincidimos  con su tuit: “Nuestra Nación tiene que continuar haciéndole frente a la cobarde delincuencia organizada”. La pregunta sería ante tanta desavenencia y austeridad ¿Estamos preparados?

 

Facebook: Escritor Gonzalo Romero

Email: [email protected]

 

Los derechos, opiniones y datos contenidos en este documento son de la exclusiva responsabilidad del autor y no representan el punto de vista partidista, postura ideológica, congregación o institución.