¡LA MENTIRA 52…!

0
271

El reportaje central del primer número de nuestro Diario Contrapeso Ciudadano, documentó hasta 51 mentiras de Andrés Manuel López Obrador.

Mentiras en tiempos de campaña, mentiras ya como Presidente electo y mentiras históricas.

-Publicidad-

Ayer, el propio Presidente electo sumó la mentira número 52.

En un evidente intento por tranquilizar a “los mercados”, dijo que a lo largo de su gestión los inversionistas “obtendrán buenos rendimientos” debido a que “no habrá actos arbitrarios de gobierno, como expropiaciones”.

¿Por qué creemos que es la mentira número 52?

Precisamente porque uno de los primeros actor arbitrarios de gobierno del electo López Obrador –incluso antes de asumir el cargo de presidente de los mexicanos–, fue la simulada consulta ciudadana para tirar el aeropuerto.

Y es que, como todos saben, la destrucción del aeropuerto fue decidida a partir de la opinión manipulada de menos del 1% del Padrón Electoral y por el 2% de los 30 millones que lo hicieron presidente.

Si esa decisión arbitraria, tomada a partir de una consulta simulada y de una impostura de gobierno –antes de tomar posesión–, no es un acto arbitrario del futuro gobierno, entonces se le puede creer a López Obrador.

Sin embargo, todos los especialistas serios y los medios no sometidos, documentaron que la consulta para tirar el NAIM no fue otra cosa que un acto autoritario, una decisión arbitraria y, sobre todo, una simulación.

Y si un presidente electo –que legalmente aún no tiene ninguna autoridad–, decide tirar la obra pública más importante que se construye en América Latina y una de las más grandes del mundo, qué pueden esperar cualquier otro tipo de inversiones.

Por eso se puede suponer que la mentira 52 de AMLO no será tomada en serio por ninguno de los inversionistas que pudieran traer sus recursos económicos a México.

Más bien, en el último trimestre huyeron de México –precisamente luego de tirar el NAIM–, una de las más importantes cantidades de inversión externa, además de que en el mundo el gobierno de AMLO ya es visto como un peligro para la economía global y para la democracia en el continente.

Eso sin contar con “el chivo en cristalería” en que se convirtieron senadores y diputados de Morena, del PT y otros partidos.

Lo cierto es que López Obrador sigue utilizando el dañino recurso de la mentira; una de las formas más acabadas de corrupción.

Se los dije.