Durante la semana pasada y parte de la actual, el escenario geopolítico ha ido mostrando una actividad intensa a razón de una serie de movilizaciones por diversas circunstancias que infieren directamente a cuestiones sociales, de reivindicaciones nacionalistas, de ajustes económicos, como de transición política.  En primera instancia se encuentran los sucesos en Ecuador que sacudieron a la nación a causa del retiro de los subsidios a las gasolinas, lo que provocó diversas movilizaciones que buscaron socavar el orden institucional de aquella nación, de igual manera, se han mantenido las reclamaciones para sostener la autonomía de la que venían disfrutando los habitantes de Hong Kong ante el centralismo político de Beijing, por otro lado, en Barcelona las reclamaciones nacionalistas que buscan separar a Cataluña del Reino de España han estado presentes aprovechando la incapacidad del gobierno del socialista Pedro López por formar gobierno; sin dejar de considerar, los recientes acontecimientos de protestas sociales en Beirut, Líbano; debido a que el Primer Ministro Saad Hariri aprobó una paquete económico que busca controlar el desabasto energético y de insumos, por lo que se impuso un impuesto de 5.4 euros mensuales, por el uso de llamadas a través de  la aplicación de WhatsApp.

Todo esto se ubica en un marco del proceso del BREXIT, que ha sido puesto a prueba por una parte considerable de los parlamentarios británicos, como de las autoridades escocesas, por no discurrir como adecuadas las condiciones de la separación de la Unión Europea. Aunado a esto, el escenario se vuelve más complejo ante las recientes afirmaciones del Bundesbank de que Alemania se encuentra ante una inminente recesión, coincidiendo con las proyecciones de la correduría Moody´s del complejo escenario que tendrá la economía el próximo año, sin dejar de lado la factibilidad de un juicio político al presidente de los EEUU previo a que comience la carrera electoral por la Casa Blanca, y que decir de los problemas en los que se encuentra el gobierno de Mauricio Macri, que ante la incapacidad de darle certidumbre a la economía de la Argentina, el fantasma del Kirchnerismo retorne a la Casa Rosada.

Te puede interesar:  Encuentran submarino a un año de su desaparición

Asimismo, la compleja situación de los reclamos sociales se ha hecho presente en Chile, en dónde ante una factible alza en los precios de los servicios de transporte, diversos grupos sociales se han enfrentado a la autoridad, destruyendo parte del mobiliario urbano en la Ciudad de Santiago de Chile, por lo que el gobierno de Sebastián Piñeira tuvo que recurrir a la fuerza pública para preservar el orden y evitar mayores conatos de violencia, además de buscar reformas políticas para reencausar el estado de derecho.

Todos estos sucesos están haciendo que el delicado balance de poder sea analizado permanentemente para considerar actos inusuales que des-configuren la estructura del orden internacional, sin embargo, la sociedad global que se está construyendo en este siglo XXI,  ya no está respondiendo a los viejos modelos de la estructura del Estado a razón de la inmediatez que provocan los avances tecnológicos a través de las llamadas Redes Sociales. Pero al mismo tiempo, las características con las que se le da certidumbre a la soberanía e independencia de los Estados, siguen estando basadas en modelos surgidos de la Real Polítik, debido a que en el escenario internacional no se ha podido encontrar un modelo alterno a lo que hoy conocemos como Estado-nacional, e incluso, el modelo con el que surgió la Unión Europea está siendo golpeado de manera certera por la separación británica.

Los modelos de Seguridad Nacional, desde el análisis teórico han ido buscando comprender holísticamente, la condición de la convivencia entre Estados y de cómo deben de reaccionar frente a determinadas amenazas y riesgos, para lo cual primero se ha considerado al Estado como elemento primario de su actuación, luego se planteó la necesidad de que era el ser humano el que debía de ser el centro de la atención de la actividad de la seguridad, para posteriormente considerar a la seguridad con un enfoque más complejo para que desde lo multidimensional tener mejores elementos que dieran certidumbre a la protección del Estado, y por ello también se ha considerado al ciudadano como ese elemento esencial a que de manera muy en lo particular se debería hacer una seguridad acorde a cada miembro de una nación.

Te puede interesar:  Fox ironiza sobre enfrentamientos en Culiacán: "se les va a acusar con sus mamás”

Tales modelos teóricos han ido respondiendo a largo de la historia a las diversas características y coyunturas con las que se ha desenvuelto el devenir de la humanidad, pero a pesar de ello, como bien señala Tim Marshall en su reciente obra, The Age of Walls, los Estados han ido recurriendo siempre a un principio básico para la existencia del Estado y la nación, que es el darle certidumbre, ofrecerle tranquilidad y oportunidades de desarrollo a la sociedad que en ese lugar habita y que para ello dispondrá de diversas formas para hacer valer su integridad y soberanía. Es en este orden de ideas, que a pesar de las diversas revisiones teóricas de lo que es la Seguridad Nacional el planteamiento esencial está basado en garantizarle a la nación que ninguna amenaza o riesgo afectara su modo de vivir y que para esto, se emplearan todas las capacidades que disponga el Estado para preservar su integridad.

Esto de nueva cuenta está a debate a causa de las crisis que se han ido presentando en los últimos años, pero que en las actuales semanas han tenido un claro reflejo en lo que ya se ha señalado. Las necesidades de la población por tener los máximos beneficios, en muchos de los casos trastocan el orden público y la debida aplicación de la ley, lo que trae como consecuencia el quebrantamiento del orden social y la plena aplicación del estado de derecho. Tales acciones vulneran la capacidad de contar con una efectiva aplicación de la Seguridad Nacional, necesaria para que el Estado pueda cumplir con cada uno de los planteamientos del poder Nacional, pero más aún, ponen en entre dicho la capacidad de prevenir las amenazas y riesgos provenientes allende de las fronteras, por lo que los problemas se pueden acentuar a causa de un proceso de inestabilidad al interior y de un entorno agresivo y volátil en lo exterior.

Te puede interesar:  Ahumada no ha sido exonerado; proceso de extradición continúa: FGR

La situación que provocó la detención-no detención de Ovidio Guzmán, puso en entredicho el estado de derecho en nuestro país, pero también vino a complicar el escenario del desarrollo nacional ante la poca credibilidad con la que se pueda invertir en México o bien, en su proceso de crecimiento económico a causa de que el territorio mexicano es controlado por la confrontación que existe por parte del crimen organizado por el control de plazas, de ahí la preocupación del propio gobierno estadounidense de ver a México en la ingobernalidad política.

Con todo respeto, es importante la preservación de la vida de las personas, por ello, es importante ejercer la autoridad a lo largo y ancho del país, aplicando el estado de derecho, asegurando los DDHH y recuperando el desarrollo nacional, luego entonces cuando esto se logre, la ciudadanía será feliz, feliz, feliz. Pero no será a punta de regaños y ocurrencias como México recupere la paz y la tranquilidad que todos nos merecemos en estos tiempos turbulentos¡