La siguiente historia es vergonzosa, no sólo por la ignorancia que muestra el presidente Obrador, sino porque confirma que el Ejecutivo mexicano es un mentiroso que inventa, sin pudor alguna.

Y, también por eso, la pieza se presta para la pregunta elemental: ¿Imaginan la paliza a los presidente Fox, Calderón y Peña, si cualquiera de ellos hubiera incurrido en la ignorancia exhibida por Andrés Manuel López Obrador y en la mentira que improvisó cuando fue interrogado por un periodista?

Peor aún, la muestra monumental de ignorancia aparece en un video en el que el Presidente también confirma, como ya se dijo, que es un mentiroso.

Pero vamos por partes.

Resulta que la semana pasada, a días de que la mayoría de los mexicanos suspendan labores par empeñar cuerpo y alma en las fiestas navideñas, el gobierno de López Obrador se aventó la puntada de decretar un salario mínimo superior a cien pesos diarios.

Al día siguiente del decreto, en las conferencias mañanera, un periodista ignorante interrogó al presidente sobre el tema.

Palabras más, palabras menos, la pregunta fue la siguiente: ¿Qué pasará con los créditos hipotecarios y con los del Infonavit, luego del nuevo valor de referencia del Salario Mínimo?

Con esa cachaza que le caracteriza, el Presiente Obrador respondió con una de sus clásicas ocurrencias.

Con toda parsimonia dijo, palabras más, palabras menos, que no, que su gobierno no dejará desamparados a los deudores y que –por eso–, en su gobierno ya trabajan para encontrar una solución que no afecte a los deudores hipotecarios, sean con la banca privada, sea con el Infonavit.

Aquí los lectores pueden imaginar la carcajada colectiva. ¿Por qué…?

Porque resulta que hace años, los gobiernos del feo neoliberalismo, ese que es tan malo que hasta provoca la epidemia de diabetes, ya había eliminado al salario Mínimo como referente de los créditos.

¿Qué quiere decir lo anterior?

De risa loca.

Que el periodista y el Presidente nada saben de la realidad económica de México y de los mexicanos.

Un fragmento del video –que aquí se reproduce para exhibir la ignorancia en el tema–, se convirtió en tendencia y ratificó la ignorancia del Presidente, su compulsión a la mentira y, sobre todo, que así como en éste caso inventó, suele hablar de lo que no sabe.

No sabe nada del elevado costo en impuestos que impuso a los mexicanos con la ocurrencia de tirar el NAIM.

No sabe nada sobre seguridad y menos sobre la tontería de crear una Guardia Nacional militarizada.

No sabe nada sobre los miles de trabajadores que su rencoroso presupuesto 2019 dejó sin empleo.

No sabe nada de cultura, de salud, de salarios, de impuestos, del ejercicio elemental de gobierno.

En pocas palabras, el Presidente Obrador no sabe nada de nada.

Y hoy, los 30 millones que lo eligieron no entienden el tamaño de la estupidez que cometieron.

Se los dije.