El próximo jueves 18 de noviembre se celebrará la Novena Cumbre de América del Norte, en Washington: habrá encuentros bilaterales y trilaterales entre los mandatarios de Canadá, EU y México.

Dicha reunión se da en el contexto de la visita que recientemente hizo el presidente López Obrador al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, en Nueva York, EU.

-Publicidad-

En esa visita, el discurso del presidente de México, hizo planteamientos sobre la necesidad de cooperación de los países para resolver problemas como la desigualdad del y en el mundo, su alocución fue ubicada por los representantes de Rusia y China, y tuvo mínimos registros en la prensa internacional, no le dieron ninguna atención a lo dicho por el presidente mexicano ni el New York Times, ni el Washington Post, ni el Wall Street Journal, ni el Financial Times ni el Guardian. Consideraron que no había nada novedoso en el planteamiento.

Quizás es la cosecha lograda por un discurso presidencial que confronta a los medios de comunicación y pretende controlar la opinión pública y disminuir todo tipo de crítica posible.

Fue reiterada la expresión, dentro y fuera del país de que había una actitud de farol de la calle y oscuridad de la casa; de que lo que se planteaba para atender problemas cruciales de la sociedad y el gobierno, de los empresarios y las distintas participaciones, no han sido atendidas, por el gobierno mexicano.

Los temas explícitos de la 9a. Cumbre, se concentran en la migración y la economía. No se ha podido establecer un programa integral, ni en México, ni en el mundo, que logre resolver este fenómeno; las fórmulas que se han llevado a cabo terminan en la contención y el abuso; la atracción del american way of live, sigue siendo más atractiva para los Migrantes, que pretenden mejorar las condiciones de vida, sin embargo, más allá del derecho humanitario, los países deciden su política migratoria.

El gobierno mexicano tuvo que modificarla por un tuitazo de Trump, que si no se contenía en la frontera sur y como depósito de personas en la frontera norte, los aranceles se incrementarían sensiblemente; las peticiones de dinero, para atender las causas en otros países, ni encontraron eco, entonces, las pláticas continuarán.

En el tema económico, en el marco del TLC2.0 hay discrepancias en varios aspectos, en la política laboral, los apoyos a la producción, las cadenas de consumo y de valor agregado, un tema delicado.

Habría que agregar que el presidente López Obrador no es muy dicho en las materias de la geopolítica y la economía internacional, que necesitará argumentos mejores a los dichos de las mañaneras, deseamos que se prepare para bien del interés nacional y que logre un avance en el desarrollo y seguridad de la nación.

Que el discurso populista y de odio sea revalidado en esta Cumbre para bien de México.