La nueva campaña de la DEA en contra del Cártel de Sinaloa, tiene referente en los posters del viejo oeste. Ofrece recompensa por algunos miembros de la delincuencia organizada de México, 45 millones de dólares en total, dos de la vieja guardia (Caro Quintero y el Mayo Zambada) y tres de los jóvenes (dos hijos del Chapo Guzmán y uno del Mayo Zambada).

Nos muestra en donde están los intereses de la DEA, los problemas y sus preocupaciones y de paso señala la ruta que quisieran que el gobierno y las instancias de seguridad y justicia siguieran, con la idea de apoyar la lucha contra el narcotráfico.

-Publicidad-

Tal parece que no hay afinidad del lado mexicano hacia el interés estadounidense en materia de narco delincuencia.

Son proyectos distintos y por lo que se ve incompatibles.

Apenas se ha pedido que uno de los aviones de la DEA en hangares mexicanos, parte de la colaboración entre la agencia y el gobierno, abandone se espacio; esa es una acción poco amistosa, por decir lo menos.

En EU han fallecido más de 100 mil estadounidenses por consumo de drogas, en México hemos superado los 120 mil homicidios dolosos en la administración actual. Son datos duros, que conllevan políticas y estrategias distintas, cuando debieran complementarse y no mostrarse enfrentadas, pues los únicos beneficiarios son la delincuencia organizada.

México pierde cierta inteligencia criminal que normalmente le compartía la DEA, los reclamos de EU, via las visitas de sus funcionarios y las reuniones de Alto Nivel, tenderán a volverse cada vez más álgidas. Y los únicos beneficiarios seguirán siendo los delincuentes.

El contexto que brinda la Cumbre de las Américas a celebrarse próximamente en EU, y la posición mexicana, no contribuye a que en el ámbito de la colaboración anti delincuencial sea mejor, desde luego que la delincuencia aprovechará esta oportunidad y claro está, seguirá afectándose la seguridad y estabilidad de la sociedad.

Veremos pronto las reacciones de la DEA y del gobierno mexicano, deseamos que la escalada por venir no afecte el Estado de Derecho ni a la sociedad mexicana.