En la última semana, la CNTE bloqueó, presionó, ganó una batalla, se fue, se enojó, amenazó y volvió a la capital con el objetivo de que la nueva reforma educativa (¿contrarreforma?, ya nadie sabe cómo nombrarla) cumpla con todas sus exigencias, entre las que está, como ya se sabe, el control de las plazas en los estados donde su poder es hegemónico.

Mientras la CNTE ha hecho y deshecho a su antojo: bloqueó San Lázaro dos veces e interrumpió las sesiones de las comisiones también en dos ocasiones; los líderes parlamentarios de Morena decidieron doblar las manos ante el poder social que, según ellos, representa la disidencia magisterial.

-Publicidad-

Y resulta curioso el caso del diputado Mario Delgado, que hace unas horas declaró que siempre sí van a abrogar la reforma educativa del sexenio de Enrique Peña Nieto y que los maestros de la CNTE tendrán un papel preponderante en la aprobación de esta reforma y de sus leyes secundarias.

Lo peor del caso es que en los pasillos de San Lázaro, muchos son los sorprendidos por la actitud del morenista, al grado de sugerir que los de la Coordinadora lo “tienen de tapete”, ya que en reuniones privadas asegura que todo va como se ha acordado con la oposición, pero en público hasta les pide permiso a los disidentes para poder sesionar.

Tampoco dejan de recordar que en 2012, el mismo diputado Delgado, en su papel de senador, apoyó la aprobación de la reforma educativa impulsada desde el Pacto por México. Esto era lo que decía en ese entonces el ahora coordinador de los diputados de Morena cuando era perredista:

Te puede interesar:  Usuarios de redes sociales se burlan de Attolini por decir ‘INSS’ en vez de IMSS

“¿Por qué vamos a votar a favor en el PRD? Porque la educación es una bandera histórica de la izquierda (…) con esta reforma le vamos a dar un giro a lo que hizo Ávila Camacho en 1940, donde en aras de la unidad nacional (…) observó dos cosas: gestó un sistema escolar altamente centralizado que despojó de todo poder de decisión a la escuela y al maestro, y desde su creación en 1943, el sindicato, el SNTE fue dotado de privilegios excesivos y se articuló al sistema educativo deformando los mecanismos de gestión de éste y vulnerando la autonomía del proceso educativo”.

Ahora solo queda esperar a que el jueves próximo las comisiones en la Cámara de Diputados puedan sesionar y que los acuerdos alcanzados entre partidos y organizaciones de la sociedad civil puedan seguir adelante. Y es que el miedo de muchos expertos es que la CNTE se salga con la suya y que, de la mano de Delgado, se rompan los acuerdos hasta ahora conseguidos.

Algunos de los analistas en temas educativos también se han extrañado por la actitud de los maestros bloqueadores, ya que se ha documentado que a lo largo del proceso de diálogo para la construcción de esta propuesta, la CNTE fue uno de los grupos políticos que más presencia y participación tuvo.

Por eso muchos se siguen preguntando… ¿Qué es lo que en realidad están buscando?

*
No deja de asombrar que muchos de los antiguos críticos de administraciones federales y capitalinas pasadas, hoy convertidos en funcionarios, perdieran por completo el sentido analítico y callen ante la improvisación y las malas decisiones. También llama la atención que ante las tonterías que día a día se ven en el Congreso, no sean capaces de aceptar los cuestionamiento en redes sociales, como en el caso de las “nuevas” ternas que fueron enviadas por el ejecutivo para integrar la Comisión Reguladora de Energía que resultaron otra tomadura de pelo. ¡Qué pena!

Te puede interesar:  Jucopo anuncia acuerdo para aprobar las leyes reglamentarias de la Guardia Nacional