El domingo pasado, se llevó a cabo el único debate de los candidatos a la gubernatura de Puebla, cabe recordar que el próximo 2 de junio se llevarán a cabo las elecciones extraordinarias de la entidad por el desafortunado deceso de la ex gobernadora Martha Érika Alonso el pasado 24 de diciembre.

Los candidatos Luis Miguel Barbosa Huerta por la coalición Juntos Haremos Historia (Morena, Partido del Trabajo y el Verde Ecologista), Enrique Cárdenas por el PAN, PRD y Movimiento Ciudadano, y Alberto Jiménez Merino del PRI, “presentaron” sus propuestas para gobernar la entidad.

Sin embargo, en dicho debate, los candidatos, se dedicaron a presentar acusaciones en contra de sus contendientes, olvidando por completo las propuestas. La verdadera contienda fue entre Miguel Barbosa y Enrique Cárdenas, quienes aprovecharon cada oportunidad para evidenciar a su oponente, más al tratarse de sus lujosas propiedades.

En este contexto, la mañana de este lunes, durante la emisión del programa de Carmen Aristegui, Barbosa arremetió en contra de la periodista por darle un espacio a sus enemigos, así como cuestionarle en repetidas ocasiones el por qué no daba una línea a sus entrevistados si se trataba de su programa, ya que ella puede saber que dejar que digan que no.

Sin embargo, lo sorprendente es que Aristegui sólo llegó a explicar que como periodista no puede sesgar la información y mucho menos censurar las declaraciones de sus entrevistados.

Pero, ¿por qué sorprende esta actitud?

Cabe recordar que durante años, Carmen Aristegui se ha caracterizado por ser una de las periodistas que enfrentaba e investigaba a los “poderosos” del país, así se tratara del mismo Presidente de la República, tan solo hay que recordar los casos como La Casa Blanca, Pederastia en la Iglesia, Red de Prostitución en el PRI de la CDMX, Felipe Calderón y su presunto problema con el alcohol.

Ahora, la periodista se vió sometida por el poder de la mal llamada Cuarta Transformación.

Este sexenio se ha visto manchado por los constantes ataques y manipuleos hacia los medios de comunicación, AMLO refiriéndose al periódico Reforma como “fifí”, “conservador”, entre otros calificativos; el boicot que sufrió Brozo por parte de los seguidores del tabasqueño por decir que las conferencias mañaneras eran montadas.

Pero lo que ha causado más ruido es como Notimex, la Agencia de Noticias del Estado Mexicano, se está convirtiendo en un aparato propagandístico del Presidente de la República y de la Cuarta Transformación, así como en una herramienta para golpear a partidos de la oposición, como el PRI.

Estos casos solo dejan entrever el abuso de poder que tiene la 4T hacia la prensa.

Te puede interesar:  Senado aprobó en lo general y en lo particular la primer ley secundaria de la reforma educativa