Tras el golpe de Estado en Bolivia, funcionarios de la 4T salieron a defender a Evo Morales. Sin embargo, lo hicieron a partir de información sesgada, manipulada, o de plano, desde la ignorancia.

Uno de los argumentos más comunes para defender al exmandartario boliviano es que su renuncia fue “responsable”. Así lo expresó, por ejemplo, la secretaria de Gobernación Olga Sánchez Cordero a través de su cuenta de Twitter.

Sin embargo, hay otros elementos a considerar para explicar el hecho de que Morales se haya visto obligado a renunciar.

Cabe recordar que el conflicto en Bolivia se detonó luego de un fraude electoral con el que Morales pretendió evitar la segunda vuelta en los comicios presidenciales.

TE PUEDE INTERESAR: LAs reacciones a la renuncia de Evo Morales

De acuerdo con la legislación boliviana, un candidato debe obtener al menos 50 por ciento de los votos o una diferencia mayor a 10 puntos sobre el segundo lugar para ganar la elección presidencial. De lo contrario, será necesario realizar una segunda vuelta entre los dos contendientes con más votos.

El pasado 20 de octubre, luego de la votación, y con 83 por ciento de los votos escrutados, todo indicaba que sería necesario recurrir a una segunda vuelta. La diferencia entre Morales y el opositor Carlos Mesa era menor al 10 por ciento. 

defiende a Evo Morales
Evo Morales y Carlos Mesa, candidato opositor

Sin embargo, el sistema se cayó al más puro estilo del fraude de 1988 en México. Cuando se restableció, Morales ya ganaba por más de 10 puntos.

Al respecto, llama la atención que la secretaria de Gobernación aplauda una supuesta actitud responsable de Morales al renunciar. Sin embargo, no menciona que el conflicto se detonó por un fraude electoral.

Sheinbaum sale a defender a Evo Morales

Por otro lado, la que hizo el ridículo al defender a Evo Morales fue la jefa de Gobierno Claudia Sheinbaum

A través de su cuenta de Twitter, comparó el caso de Morales con la duración en el poder de la canciller alemana Angela Merkel. Sin embargo, la embajadora de México en Estados Unidos, Martha Bárcena, se encargó de explicarle la diferencia entre un sistema presidencial y uno parlamentario.

En efecto: en un sistema parlamentario como el alemán, los ciudadanos votan por representantes en el Congreso, quienes a su vez forman coaliciones para elegir al jefe de Estado y de Gobierno. No hay límite para que una persona pueda ocupar la cancillería de forma consecutiva. En cambio, en Bolivia sí existía una limitante a la reelección que Morales pretendió librar controlando al Poder Judicial.

Así las cosas, queda claro que la 4T defiende a Evo Morales con base en su afinidad ideológica; no con argumentos sólidos ni información precisa.

Te puede interesar:  Sánchez Cordero pide dejar atrás rivalidad entre alcaldes y gobernadores