La diplomacia para diversos especialistas, tiene diversos orígenes que van del antiguo imperio egipcio, pasando por las ciudades-Estado griegas, como por la china imperial e incluso en las prácticas llevadas a cabo por los Pochtecas del reino Azteca; sin embargo, cualquiera que sea su origen, todos estos tiene en común: el de otorgarle a la nación y a su gobierno, la plena capacidad para establecer un diálogo constructivo que permita su existencia frente a las amenazas que provengan del exterior.

Durante los 11 meses de la administración de la 4 T, el ejecutivo federal ha sido insistente en la aplicación dogmática de los principios de la política exterior que están definidos en el artículo 89, fracción X de la Constitución Política que actualmente nos rige, aunado a los pronunciamientos que establece la Doctrina Estrada que fue enunciada en 1930 (es el periodo del Maximato), a razón del golpe de Estado en Brasil de Getulio Vargas, en la cual México mantendría relaciones diplomáticas con aquella nación, siempre y cuando así lo quisiera, sin calificar la procedencia y orientación ideológica de su gobierno.  Luego entonces, el discurso diplomático se volvió  soberanista y legalista que le ha dado un prestigio bien ganado por su capacidad de negociación y concretar procesos de entendimiento entre las partes involucradas como lo fue la pacificación de Centroamérica en la década de 1980 del siglo pasado.

Sin embargo, los procesos del cambio geopolítico que ha sufrido el mundo desde 1990 y que se ha acentuado en este siglo, están requiriendo nuevas maneras del ejercicio diplomático de México y más aún con la complicada situación que se encuentra la presente administración, a razón primero, por el error de aplicar una política de puertas abiertas a la migración centroamericana, para después por presiones del gobierno estadounidense, usar severas restricciones a la mayoría del flujo migratorio, pues se había sumado población proveniente de Cuba, como de países africanos y de Pakistán. Al mismo tiempo la ineficacia del diplomacia de la 4 T se demuestra en que el T-MEC no ha superado la ratificación del Congreso de los EEUU, sea por las disputas entre Republicanos y Demócratas o por el Impeachment (proceso de destitución, reprobación o proceso de revocación del mandato) en contra del presidente Trump, por lo que se mantiene en impasse su puesta en marcha.

Te puede interesar:  Dialogo por temas nucleares de EU y Norocera fracasó

Asimismo, el fin de semana pasado, Nicolás maduro, en un discurso pronunciado al lado de Miguel Mario Díaz-Canel Bermúdez, presidente de Cuba, elogió al presidente de México como a Alberto Fernández presidente electo de la Argentina, por encabezar una renovación del movimiento bolivariano y progresista a favor de la izquierda fundamentalista. Este discurso se suma a la tragicomedia que fue la operación de captura de Ovidio Guzmán en Culiacán, Sinaloa; por la suma de equivocaciones por el intento de captura y liberación de este personaje, argumentando que fue para mantener la paz y la protección de la ciudadanía de esa ciudad, sin embargo, la impunidad se mantuvo vigente y moralmente el crimen organizado se anotó una victoria simbólica frente al estado de derecho que debería de ser preservado por las autoridades gubernamentales del Estado mexicano por su captura y extradición a los EEUU.

Pero los errores han continuado, las fallas en materia de seguridad interior se han incrementado y un hecho de esto aconteció el pasado lunes entre Sonora y Chihuahua en donde se encuentra la comunidad menonita de la familia LeBaron, quienes fueron atacados mientras viajaban en sus camionetas por parte de un grupo del crimen organizado, asesinado a seis niños y tres mujeres, unos de nacionalidad mexicana y otros estadounidense del estado de Utah, por lo que de nueva cuenta la atención internacional pero ante todo de las autoridades estadounidenses, se puso en alerta ante tales hechos que demuestran el grado de casi nula efectividad de la seguridad en México.

El presidente Trump el martes a primera hora lanzó una serie de Twitters, en los que de manera muy diplomática, ofreció solidaridad con el pueblo y las autoridades mexicanas y ante todo con la familia agraviada, pero al mismo tiempo externo la capacidad de su nación por buscar, localizar y atrapar a los delincuentes sí México no podía cumplir con la exigencia de aplicar el estado de derecho del cual está obligado a ejercer frente a tan graves delitos como es el asesinato de personas inocentes y más de aquellas de nacionalidad estadounidense. Sí el reclamo fue medido por parte de la Casa Blanca, no fue así los comentarios que se han vertido en cadenas noticiosas como de la conservadora FOX News, como de diversos diarios de esa nación y de Congresistas tanto Republicanos como Demócratas que apoyan la exigencia de que en México se haga un alto a la violencia que ha ido en aumento y que para la contabilidad de muertes que lleva este gobierno de la 4 T, se promedian 90 muertos por día en estos once meses y a lo cual, el propio FBI ya ha sugerido desde el evento en Culiacán, que cuenta con un Task Force para extraer a Ovidio Guzmán como para hacer justicia a favor de la familia Lebaron.

Te puede interesar:  Venezolanos muestran su apoyo a Maduro frente a embajada en CDMX (Video)

Hace algunos meses un joven estadounidense con pensamiento xenófobo asesino a varios mexicanos en una tienda de autoservicio en una ciudad fronteriza de esa nación, a lo cual el canciller mexicano, señaló que se  buscaría su extradición por actos de terrorismo, pero lo irónico, es que la voces de políticos y lideres de opinión el EEUU, están señalando exactamente lo mismo por parte de las acciones que llevan cabo los carteles del crimen organizado en diversas regiones de México, pues existe incompetencia y laxitud por parte de ciertas autoridades mexicanas en la nula aplicación de la seguridad del Estado, reiterando su percepción de Estado fallido y muy similar a las condiciones de Siria por la falta de gobernabilidad y de aplicación de la ley. Todo un reto diplomático y de seguridad nacional en los meses próximos para el Estado mexicano.

Esta actitud de abrazos y besos hacía el crimen organizado, fortalecen la ingobernabilidad y la incapacidad de aplicar el estado de derecho fundamental para la paz social, las inversiones nacionales e internacionales y de una diplomacia eficaz, justo en un momento de incertidumbre económica global. Sin embargo, el ejecutivo federal se dedicó en estos días a recordarnos la fabula de las ranas pidiendo rey de Esopo para censurar la libre expresión que todo Estado Democrático debe ejercer, en aras de mantener de mantener su imagen inmaculada en lugar de velar por el orden y la ley en el país, pareciera entonces que para Palacio Nacional México es la República de las ranas en lugar de uno soberano y fuerte.