México. Esta mañana, Javier Jiménez Espriú, titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, dijo que la reserva de los audios de la conversión entre el piloto del helicóptero  y la torre de control del caso Puebla, donde la gobernadora Martha Erika Alonso y su esposo el senador Rafael Moreno Valle, perdieron la vida, se debió a una “confusión”.

Espriú lo dijo poco después del AMLO le pidiera transparencia del caso. Sin embargo, no es la primera vez que el secretario de Comunicaciones utiliza la palabra “confusión”, para justificar los errores gubernamentales, ya que la misma palabra la utilizó en el caso de los vuelos que recibiría el Aeropuerto Internacional de la Ciudad México (AICM). 

Caber recordar, que el funcionario había dicho que el AICM, el aeropuerto de Toluca y Santa Lucia, tendrán vuelos nacionales e internacionales, mientras que Miguel Torruco, titular de la Secretaría de Turismo (Sectur), lo desmintió diciendo que Santa Lucía solo va a tener vuelos internacionales y el AICM solo realizará vuelos nacionales. Al respecto, Espriú aseguró que había una “confusión de ideas” y que los tres aeropuertos incluirían vuelos nacionales e internacionales.  

Otra ocasión en la Jiménez Espriú se volvió a confundir, fue cuando negó la existencia del depósito de Huachicol en las instalaciones donde se construía el Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) en Texcoco, pues el pasado 15 de enero, el presidente de México había afirmado que dentro de las estas instalaciones había depósito de combustible de combustible ilegal.

Al respecto el funcionario argumentó que “hubo una confusión en la información” ya que el mismo había entregado el reporte de “depósitos externos de huachicol” a López Obrador.

Cabe señalar que el secretario erró al momento de hacer su declaración de bienes, omitió un departamento que está a su nombre y se encuentra ubicado en Houston, Texas, el inmueble lo consiguió por medio de su empresa Houston Relais Real Estate Inc, y el aseguró que iba a realizar el cambio de propietario y se la iba a ceder a su hijo, pero debido a que la compañía está suspendida, el dueño (en esta caso Javier Jiménez), no puede hacer cambios, por lo tanto mintió en su justificación. 

La Organización de Aviación Civil Internacional (OACI), también desmintió a Espriú y al gobierno federal cuando se realizó un estudio de la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) en 2013, pero la organización mandó una carta a el jefe de Estado, donde señala que no estudió la base aérea de Santa Lucía como una alternativa al NAIM, pues AMLO dio entender eso justo antes de que se realizara la primera Consulta Ciudadana de la 4° Transformación. 

GV  

 

Te puede interesar:  Estos son los aciertos y errores de AMLO en 100 días, según la Coparmex