Brasil. En el estado de Rondonia, una de las zonas más afectadas por los peores incendios en años, las personas han tenido que estar sobreviviendo bajo una capa de humo que ha cubierto a la región.

Una de los habitantes, asegura que «he vivido aquí durante 20 años y he visto muchos incendios, pero este humo en los últimos días, nunca había visto algo así antes. El humo ha afectado el 100 por ciento de nuestra vida diaria. Nos despertamos cansados de respirar el humo».

Visto desde el cielo las imágenes resultan con mayor dramatismo: paredes de brillantes llamas anaranjadas avanzan a través del extenso bosque mientras enormes columnas de humo negro se elevan hacia el cielo.

En algunas zonas, los árboles solitarios siguen de pie, rodeados de tierra quemada, como evidencia de la destrucción de un bosque que según el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) alberga a cientos de especies animales y vegetales amenazadas.

EHS