México. Señalan los recientemente revelados “Pandora Papers” que Alejandro Romero Durán, hijo del exlíder sindical de Petróleos Mexicanos, Carlos Romero Deschamps, esconde su riqueza en paraísos fiscales.

De acuerdo con el portal Sin Embargo, en 2009 Alejandro Romero contrató a Trident Trust para que ese despacho sirviera de custodio de las acciones de Steller Overseas Holdings Inc.; firma registrada en 2001 por Aramo Trust Co. Limited, en las Islas Vírgenes Británicas.

-Publicidad-

Entonces, el diario El País señaló que Romero Durán ha sido cliente de dos firmas que se dedican a la incorporación de sociedades offshore, y que tanto éstas como la mayoría de los bienes que ahora son revelados como parte de la investigación global “Pandora Papers“, “escaparon del radar” de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF).

Las investigaciones recuerdan que en 2009, cuando Romero Durán adquirió acciones de Steller Overseas, su padre era investigado por “el escándalo Pemexgate“, que reveló cómo se usaron fondos del sindicato dirigido por Romero Deschamps para la campaña presidencial del candidato del PRI Francisco Labastida en el 2000.

Romero Durán se hizo de 30 mil acciones mientras que una mujer identificada como María Cristina Rosalía Cid Durán adquirió otras 20 mil, según explica la periodista Zorayda Gallegos en su investigación para El País.

Ambos personajes firmaron un acuerdo con Trident Trust para que éste fungiera como custodio de sus acciones al portador, de las que ellos eran los beneficiarios.

Tres años más tarde, en agosto de 2009, Romero Durán adquirió las acciones de Cid Durán y también las puso bajo resguardo de Trident. Alrededor de cuatro meses después solicitó al despacho que rescindiera su contrato de custodia para intercambiar las acciones al portador por acciones nominativas, donde figuraría él como titular, y una vez que el despacho le confirmó que el acuerdo de custodia había quedado cancelado (enero de 2013), el hijo del exlíder sindical solicitó hacer arreglos para que la empresa quedara inactiva, lo cual no se concretó.

Al menos cuatro de los 10 bienes que en 2009 quedaron bajo el resguardo de la offshore están registrados a nombre de Romero Durán, según los documentos recabados en los registros públicos de la propiedad.

Cabe señalar que, además de esos inmuebles, hay una casa en Anaxágoras, en la colonia Narvarte; una casa en Cancún, Quintana Roo; cuatro residencias en el Estado de México; una casa en Salamanca, Guanajuato, y otra en Hidalgo.

Sin embargo, de esas 10 propiedades, sólo dos son mencionadas en la denuncia de la UIF, quien señala que los Romero realizaron operaciones de compraventa de propiedades entre miembros para “dispersar activos que muy probablemente provengan de actividades no lícitas o que el beneficiario de todos esos inmuebles sea una sola persona”.

TE PUEDE INTERESAR: Crimen organizado recluta a niños de 12 a 15 años: Reinserta

JET

Te puede interesar:  UIF pidió congelar cuentas de José Luis Vargas, presidente del TEPJF