México. Tal parece que la idea de rifar el avión presidencial entre seis millones de personas tomó por sorpresa al secretario de Comunicaciones y Transportes, Javier Jiménez Espriú.

Durante un “chacaleo” con la prensa, el funcionario aseguró que la aeronave no sería vendida, sino subastada:

“Se va a subastar… la rifa es un boleto y usted se lo gana… No, lo vamos a vender”, comentó.

Sin embargo, cuando los reporteros le indicaron que fue el propio presidente quien sugirió rifar el avión, Jiménez Espriú reaccionó con una risa nerviosa.

Ante la insistencia de la prensa, Jiménez Espriú dijo que no considera factible la rifa. Aunque finalmente intentó matizar su declaración y dijo que “hay otras (opciones) más próximas”.

¿Qué tan ridícula será la rifa de AMLO si hasta su secretario de Comunicaciones y Transportes se ríe de la idea?