México. Luego de que el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) informó que envió una carta –con su esposa Beatriz Gutiérrez Müller–; al Papa Francisco pidiéndole que la Iglesia Católica debe disculparse por las «atrocidades» cometidas durante la conquista con los pueblos originarios; el Obispo Miguel Ángel Alba señaló que el Gobierno mexicano también debe «pedir perdón» por la Ley Calles y la persecución religiosa de la Guerra Cristera en 1930.

AMLO DA ATOLE CON EL DEDO; EN 2015, EL PAPA SE DISCULPÓ POR LA CONQUISTA EN AMÉRICA

Miguel Ángel Alba, Obispo de La Paz, Baja California Sur, habló sobre la carta que envió López Obrador al papa Francisco «donde nuevamente vuelve a insistir de la necesidad de que la Iglesia pida perdón por las atrocidades cometidas en la conquista», señala el Obispo.

-Publicidad-

«Yo invitaría también al Gobierno nacional a que pida perdón por hechos más recientes, que pida perdón por la leyes, por la Constitución del 17 y la Ley Calles; que violaron la libertad religiosa del 90 por ciento de su población, de sus ciudadanos, que obligaron a los cristianos a vivir en la clandestinidad; que pida perdón por todos los que fueron asesinados sumariamente por las autoridades durante la cristiada, que pida perdón porque muchos mexicanos, rebeldes contra esa ley injusta, se levantaron en armas y provocaron una guerra que dejó mucha sangre y mucha pobreza.», dijo el Obispo.

«No volteemos hacia 1500, esto pasó en 1900. De eso sí hay que pedir perdón», concluyó el Obispo Miguel Ángel Alba.

¿Qué es la Ley Calles?

La ley Calles, oficialmente llamada ley de tolerancia de cultos, fue una ley mexicana expedida el 14 de junio de 1926 cuyo fin era controlar y limitar el culto católico en México. Esta ley fue elaborada durante el mandato del presidente Plutarco Elías Calles, a quien debe su nombre.

Te puede interesar:  Seade presenta su candidatura para dirigir la OMC

La promulgación de la ley Calles fue uno de los motivos principales para el inicio de la guerra cristera, la cual buscaba entre otras cosas, la anulación de la Ley Calles.

La ley Calles tenía por objetivo mantener bajo control a la iglesia, sometiéndola a los designios del Gobierno.​

  • Limitación del número de sacerdotes a uno por cada seis mil habitantes.
  • Necesidad de una licencia expedida por el Congreso de la Unión o los estados para poder ejercer el ministerio sacerdotal.
  • Necesidad de estar registrados ante el Gobierno municipal del lugar donde el sacerdote oficiaba el culto religioso.
  • Reformas al código penal para establecer condenas por el incumplimiento de alguna de las nuevas leyes.

El 24 de julio de 1926, con el apoyo del Papa Pío XI, los obispos protestaron contra la ley pidiendo la suspensión del culto religioso a partir de su entrada en vigor; hecho que ocurrió el 31 de julio del mismo año.

Tres meses después, la Liga Nacional para la Defensa de las Libertades Religiosas inició un boicot contra el Gobierno; pidiendo la abstención en el pago de impuestos y en el consumo de productos creados por el Estado, causando grandes pérdidas económicas al país.

Ante las acciones contra la ley Calles, el Gobierno decidió aprehender a quienes organizaran o participaran de ellas; por lo que la Liga Nacional para la Defensa de las Libertades Religiosas decidió organizar un levantamiento armado, mismo que inició en enero de 1927 en Jalisco, expandiéndose por todo el país y dando inicio a la Guerra Cristera.