México. Antes de terminar su sexenio, y durante la modernización del TLCAN, ahora T-MEC, el gobierno de Enrique Peña Nieto pagó poco más de 20 millones de pesos a dos equipos de cabilderos para posicionar los intereses de México entre líderes republicanos y demócratas en el congreso estadounidense.

Según los contratos, el gobierno de EPN pagó 700 mil dólares y 385 mil dólares respectivamente a dos despachos en Estados Unidos en los meses de marzo y noviembre de 2018.

El entonces secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, pagó a los despachos de Kit Bond Strategies LLP y Public Strategies Washington Inc. para tener “servicios de asesoría en materia de cabildeo enfocado a tomadores de decisión y líderes en el congreso, la administración federal y estados clave de los Estados Unidos en el proceso de modernización del TLCAN”.

Cada despacho tenía la función de cabildear a las contrapartes del gobierno americano, a Kit Bond Strategies, acordó pagar los 385 mil dólares por hacer arreglos con los republicanos y a Public strategies se le pagó 700 mil dólares para cabildear con los demócratas.

De este modo, las contrataciones por parte del gobierno mexicano se hicieron sin licitación bajo el argumento de que “se acreditó la inexistencia de servicios alternativos o sustitutos”. Este servicio se describe como “asesoría política estratégica a través de expertos en establecer la relación con el Congreso y la Administración de EU en materia comercial” para la detección y prevención de  «problemas políticos y legislativos e incidir en ellos con oportunidad».

Además, estos servicios consisteron en promover los intereses de ]México con representantes de alto nivel, principalmente con la Casa Blanca, gobernadores, la Oficina Comercial de Estados Unidos, así como los departamentos de Comercio, Transporte y Agricultura, así como mantener y expandir la relación de la Secretaría de Economía con los líderes de las cámaras empresariales de ese país.

MEVS